miércoles, 21 de agosto de 2019

El pinche Alfredo era bien impuntual......Adolfo Ramírez*

Finalista del III Concurso Litteratura de Relato

Foto: www.lavoz.com.ar
Era tarde, siempre llegaba tarde a todo. Tenía que estar a las seis, y ya eran las seis. Alfredo subió en chinga al elevador. El elevador se atascó en el quinto piso, allí también estaba... ¡el famoso Jimmy Jaime!: el cantante de música de corridos.
         Alfredo escribía canciones desde los ocho años, pero nunca supo qué utilidad tenía eso. Una vez compuso el jingle para la campaña política de un senador del PAN. Le pagaron una mierda, aunque en realidad, nadie le había pagado nunca un centavo por escribir canciones, así que no le vinieron mal aquellos doscientos cincuenta pesos. Luego intentó por aquí, por allá, pero está claro que la música no deja un varo si eres un incipiente cantante de rock, desconocido hasta en su casa.
         Repartía su currículum como si fuese publicidad de Burger King, en pequeñas empresas que nada tenían que ver con la música. Sin embargo, nuestro amigo lo hacía encomendándose a una caracola que usaba como llavero. Era su amuleto de la suerte: una caracola pequeñita que compró en el mercado de música de Taxqueña, le dijeron que perteneció al ícono del rocanrol mexicano, Rockdrigo González. La neta, todos pensaban que esa madre era falsa; insinuaban que a Alfredo “le vieron la cara” cuando se la vendieron, pero quizá a él sólo le bastaba con la historia de que ese amuleto estuvo en manos del Rockdrigo.
         Una vez, llamaron a Alfredo de una mueblería para chambear de mensajero. Su jefe era un junior prepotente, un soberano mamón que observaba los zapatos de la gente y calificaba a las personas por su puntualidad. Alfredo era bien pinche impuntual. Apenas era su tercer encargo y le dijeron claramente: “Alfredo, lleva estos clavos a las seis en punto al piso siete, en Paseo de la Reforma número 829”. En el camino, Alfredo se encontró una tienda de música y ahí, entre los discos, se le fueron las horas.
         Cuando se dio cuenta, era tarde, siempre llegaba tarde a todo. Tenía que estar a las seis, y ya eran las seis. Alfredo subió en chinga al elevador. El elevador se atascó en el quinto piso, allí también estaba el famoso Jimmy Jaime: el cantante de música de corridos.
         Primero se atoró el elevador, Jimmy Jaime era claustrofóbico y comenzó a gritar por ayuda, después el elevador empezó a balancearse. “¡Está temblando!”, gritó Alfredo. Jimmy lo abrazó: “No me sueltes, no me sueltes”, decía.
         Cuando se cansaron de gritar, Alfredo intentó apaciguar las cosas:
Tranquilo, no pasa nada, parece que ya se calmó el temblor.
¿Y por qué no nos han sacado? ¡Ya pasaron como quince minutos!
Yo creo que evacuaron el edificio, pero en cuanto regresen, seguramente nos van a sacar.
¿Y mientras tanto qué hacemos? ¿No podremos abrir las puertas?
Alfredo intentó, pero estaban realmente atascadas.
Imposible, hay que mantener la calma. Qué lástima, me van a correr de mi trabajo.
¿A qué te dedicas? preguntó Jimmy Jaime, soltando a Alfredo.
Soy… pues… ocasionalmente canto en bares y así.
¡Ah chingá!, ¿también eres músico? Jimmy dejó a un lado su natural temor a los lugares cerrados y se montó en su papel cotidiano de mexicano, norteño, macho.
Sí, pero no soy famoso como tú.
A ver, pues, cántate algo pa’ ver si se nos quitan un poco los nervios.
        Alfredo titubeó, pero al final se echó una de sus quinientas canciones: una letra fantástica, conmovedora, intensa; y su voz era poderosa, pero delicada, intensa pero flexible como las hojas de los árboles. Al terminar, abrió los ojos, ambos se olvidaron por un momento del sismo, se miraron, Jimmy Jaime estaba llorando, subvertido por la hermosa voz de Alfredo.
¿Esa canción de quién es?
¡Es mía!
¡No mames! dijo Jimmy Jaime, limpiándose una gorda lágrima, eres un verdadero talento, ¿cómo te llamas?
Alfredo, Alfredo Martínez.
Eres increíble, mi amigo. Deja que nos saquen de este pinche elevador y te voy a llevar a un estudio para que grabemos juntos esa canción. ¡Yo te voy a hacer famoso!
¿En serio? Alfredo no pudo ocultar su emoción por estar cumpliendo el sueño de su vida.
         —Claro, pero te vamos a poner un buen nombre artístico, algo como… Alfredo Mercurio. Alfredo Martínez se escucha muy culero.
Muchas gracias, amigo dijo él, aferrándose a la caracola de su llavero.
         De pronto se vino un terrible estruendo: era una réplica del primer temblor, y ya se sabe que las réplicas son más salvajes que los propios terremotos de origen. La luz se apagó, el elevador cayó y, luego de un crujido, el edificio entero se vino abajo.
         Alfredo siempre llegaba tarde a todo.


Adolfo Ramírez
* Nació en Ciudad de México. Es "chorero", como él se autodenomina, o creador de "choremas", género que aúna poemas, música e interpretación. Él los define como "poesía rock literaudiovisual", que recita e interpreta con su banda La Sombra de los Perros. Lo puedes seguir en su blog ColibríZurdo (www.eladolforamirez.blogspot.com). Finalista del III Concurso Litteratura de Relato.

lunes, 12 de agosto de 2019

Ausencia......Gustavo Alfonzo Quiñónez*

Finalista del III Concurso Litteratura de Poesía

Foto: www.ghiroph.com
Caminos de regreso a la casa materna
Olores encontrados, efluvios de playa,
de niñez, de nostalgias
Recuerdos de exquisitas mañanas.
Él llega a su puerta:
Su madre al trasluz del albor matinal,
aroma del pan, café de añoranzas.

Evocaciones perdidas
en los rotos atardeceres de la memoria
Atardeceres de mar.
Hoy regresa un año después de su incierta ausencia
Incierta, porque ella siempre está presente.
Pero ahora ya no está.
Inesperados giros de la máquina poderosa del destino
¿o acaso azarosos designios de lo inevitable?

domingo, 4 de agosto de 2019

La iglesia y el aparcamiento......Alberto Arecchi*

Finalista del III Concurso Litteratura de Relato

Foto: Iglesia de San Miguel de Pavía
Vivo en una ciudad de orígenes antiguos, que fue la capital de un reino bárbaro, y guarda sólo memorias muertas. En las nieblas del otoño, la realidad se desvanece indefinida, todo orgullo se convierte en presunción y cada promesa es un sueño destinado a nunca ser realizado. Aquí y allí, bajo los revoques, afloran fragmentos de arquitectura religiosa o civil. La obra maestra es la iglesia románica de San Miguel, antiguo lugar de coronación de los Reyes, que ha sufrido mucho debido a las manipulaciones, modificaciones y renovaciones.
         Monstruos, hombres que luchan con dragones y otras figuras horribles corren por las paredes de la basílica en una saga indescifrable para nosotros. Pero sin duda no era una diversión libre: estas imágenes tenían que "hablar" al hombre medieval con un lenguaje simbólico preciso, bien anclado en su imaginación. Hoy en día, la erosión de la piedra nos está privando de estos relieves. Una interpretación completa de los ciclos de esculturas y bajorrelieves debe tener en cuenta también el juego de luces y sombras que en distintos momentos, en el flujo de los meses y las estaciones del año, el sol provoca en el monumento, como un buen músico haría con un instrumento bien afinado.

sábado, 27 de julio de 2019

El tiempo a tu favor......Mayra Jhoana Castillo Ureta*

Finalista del III Concurso Litteratura de Relato


Foto: www.Photos.com
Lo vio salir de casa a la hora de siempre, con el maletín de siempre, tan atractivo como siempre. Sus ojos parecían mirar a todas partes, pero nunca se fijaban en ella. Se acomodaba el ondulado cabello con los dedos mientras miraba la hora en su reloj y bebía un sorbo de café, finalmente extendía la mano, tomaba un taxi y se perdía en las autopistas de la inmensa ciudad.
         A ella parecía no importarle tener que recorrer más de treinta kilómetros con tal de verlo, sorteaba audazmente el tráfico, el ajetreo, las personas y los incómodos ladridos caninos, volaba entre las nubes, no le importaba nada si con eso conseguía tan sólo un minuto para admirarlo.

viernes, 19 de julio de 2019

Colmenas del pasado......Natalia López Lago*

Finalista del III Concurso Litteratura de Poesía
Foto: www.sp.depositphotos.com

La respiración se vuelve
cada vez más sólida
en aquel gélido ambiente,
mientras cruzo la habitación distraído,

como tantas otras veces.

Pasan varios minutos hasta darme cuenta
de que doy vueltas en el mismo espacio vacío,
ensordecido por el lejano eco de tus pasos,

que poco a poco crece en intensidad
hasta volverse insoportable.

jueves, 11 de julio de 2019

Comme il faut......Agustín García Aguado*

Finalista del III Concurso Litteratura de Relato

Foto: Friedrich Wilhelm Murnau, Nosferatu
Nadie podía juzgarme, nadie, por la sencilla razón de que no existo. Esa idea me atenazaba cuando, arrodillado como un espectro galante, buscaba por debajo de la cama los zapatos extraviados de Laura, después del último apagón. En medio de tanta oscuridad me surgieron dudas más que razonables, pero esas cuestiones menores era mejor dejárselas al género humano. Nada tenía que ver con mi naturaleza de alma contrita y burlona que acababa de cumplir cuatrocientos siete años como si tal cosa. Debería estar reptando por la casona, asustando a los gemelos, abriendo y cerrando puertas, pero no, toda mi actividad se limitaba a complacer a la señorita Méndez. Resumiendo, me pasaba el día con una sonrisa meliflua de parietal a parietal como un idiota con acné. Intentaba, incluso, repeinarme ante el espejo del lavabo o del tocador sabiendo que, en el fondo, la única proyección posible de mi imagen consistía en un rostro descarnado y sin mirada. Cuando Laura salía al jardín en verano, yo la espiaba. Si se ausentaba para asistir a sus clases de Arte, me empezaba a entrar una comezón que terminaba hundiéndome en un hipido de ánima ociosa. Y es que estaba enamorado, lo confieso. Más de cuatrocientos años hurtando la paz y el descanso a aquella estirpe tronada de los Méndez Galván, con ocho generaciones a las que yo mismo me había encargado de amortajar para que ahora, por una simple finta del destino, viniera una niñata, con ojos relampagueantes de diosa, eso sí, y me diera calabazas. A mí, que en 1587 supe conquistar una a una a todas las novicias del convento de San Martín. Ellas sí que entraron con buena doctrina en mí, y yo entré en ellas, como buen doctor de la Iglesia, transparente y seductor entre vísperas y maitines. Pero el pasado, pasado está, pensaba con un exceso de humildad. 

miércoles, 3 de julio de 2019

Antes me muero......Annabella Martínez Cejudo*

Finalista del III Concurso Litteratura de Relato


Tanatorio Sur. Madrid, enero 2018

Si el número de asistentes a tu entierro determina el número de personas que te apreciaban en vida, está claro que Enriqueta era una mujer poco estimada. Y no me extraña. Nadie en la familia entiende cómo Fernando, un hombre bueno, dulce, amable y educado, podía compartir genética con esa mujer. No obstante, era su madre y está muy afectado, imagino que porque de algún modo se siente culpable de su muerte. A fin de cuentas fue él quien le dio la invitación antes de ayer. Pero yo, que lo conozco bien, creo que su cara es una mezcla de pena y de alivio, diría incluso de alegría contenida, porque me recuerda mucho a su cara el día que lo conocí hace más de cuarenta años.

martes, 25 de junio de 2019

Cambiemos el sistema, no el clima......Jordi de Miguel


Propuestas de ciudad para un New Deal Verde mundial*

Nuestra tierra proporciona lo suficiente para satisfacer las necesidades
de todos, pero no tanto como para satisfacer la codicia de algunos.
                                                                                    MAHATMA GANDHI

El pasado 15 de marzo, millones de estudiantes de 1.600 ciudades de todo el mundo participaron en la primera huelga global por el Clima, convocada por el movimiento Fridays for Future (el 15-M verde), cuya cabeza visible es la sueca de 16 años Greta Thunberg. No les falta razón: el planeta Tierra sufre una crisis ambiental global, y el cambio climático es el problema sistémico incomparablemente más grave que padece, por dos motivos críticos. El primero, ecológico, está relacionado con su potencia destructiva: la acumulación de gases invernadero en la atmósfera tiene el potencial de aumentar la temperatura media del planeta y transformar la Biosfera de manera radical, afectando de raíz los equilibrios ambientales del mundo entero y causando una catástrofe civilizatoria sin precedentes en la historia humana: el deshielo de los glaciares y una subida del nivel del mar que podría llegar a ser de metros, la desertificación de océanos y regiones mundiales enteras, el aumento de la frecuencia y potencia de los ciclones tropicales, la falta de agua potable, una pérdida de biodiversidad sin precedentes, el desplazamiento de ¡miles de millones de refugiados ambientales! y un resultado imprevisible en términos de catástrofes, caos, guerras y hambrunas. El segundo, geopolítico y geoeconómico, afecta a nuestra capacidad para combatir la crisis. El cambio climático está causado por el consumo de combustibles fósiles y la deforestación, es decir, la combustión de carbón, gas y petróleo (el corazón del modelo energético actual, que se aproxima a su cénit),[1] y el (mal) uso de la tierra.[2] Es nuestro propio modelo civilizatorio el que está causando la crisis (como dice el geógrafo David Harvey, “los llamados desastres naturales no tienen nada de naturales”), y sólo un cambio de modelo la puede frenar. Hoy, más que nunca, la crisis ambiental que sufrimos es esencialmente ética y política. Es imprescindible un cambio en nuestro modelo de desarrollo: el crecimiento infinito es imposible –física, matemática y biológicamente– en un planeta finito.

lunes, 17 de junio de 2019

Lenguas de fuego......Claudia Beatriz Felippo*

Finalista del III Concurso Litteratura de Poesía

Hay versos como lenguas
De fuego,
Versos que queman, arden
Por dentro,
Versos que son llagas en la piel
Del alma,
Versos que incineran el corazón 
Y en el humo escapan,
Se enredan con el aire 
Buscando un lugar donde saciar
Todo el deseo, el encanto.
  
Hay versos como lenguas
De fuego,
Versos rojos que dejan marca.
Su cicatriz es poesía candente,
Carcome por dentro,
Reaviva la llama en metáforas
De sol incandescente,
Renace con cada resplandor
En el albor de una mirada.

domingo, 9 de junio de 2019

Historieta......Guillermo H. Pegoraro*

Finalista del III Concurso Litteratura de Relato

Foto: Portada del Calendario Marvel Comics 2018
“Capa y antifaz”... anotaba con lápiz número 2 en su pequeño cuaderno tipo carta. “¿Qué más?”, pensaba el niño mientras hojeaba por millonésima vez la desvencijada historieta. Una noche, como tantas, se echó a dormir anhelando ser un superhéroe; quizás no tanto para defender al necesitado, quizás más, para sentirse diferente y aclamado.
En la escuela trató de no hacer amistades, sabiendo que debía ir creando, desde el vamos, una identidad enigmática, fuerte y solitaria; porque los vaivenes emocionales que acarrean las relaciones humanas sólo son lujo del indefenso, no de los paladines. Sufrió bullying por diferente, pero cada burla o prepotencia la soportó con hidalguía… suponiendo que templaba el carácter. Al igual que el muchacho arácnido, él también tuvo que sobrellevar el pavoneo de los fanfarrones, a sabiendas que el verdadero poder radicaba… sólo en él. 

sábado, 1 de junio de 2019

"Las mujeres de la guerra": Nueva novela de Andrea Amosson


Portada de Las mujeres de la guerra
¡La familia de Litteratura estamos de enhorabuena! Ediciones B (¡ahí es nada!) acaba de publicar Las mujeres de la guerra, la nueva novela histórica de Andrea Amosson, buena amiga y seguidora de nuestro blog, que obtuvo el Segundo Premio en el II Concurso Litteratura de Relato con su excelente cuento El verano de Alfonsina, y ha sido finalista del III Concurso. Pero dejemos que sea ella quien nos lo cuente:
En octubre de 2017 me llegó un correo peregrino de cierta editora de Ediciones B sello de Penguin Random House, que me escribía para preguntarme si estaba trabajando en alguna novela nueva, porque a ella le gustaría leerla con el fin de que yo formara parte de su catálogo. De inmediato pensé "A ver, ¡¿quién me está jugando una broma?!". 

viernes, 24 de mayo de 2019

Gotas......Alberto Franco Fernández*

Finalista del III Concurso Litteratura de Relato

Foto: www.stock.adobe.com
Caía la noche. Arañaba paulatinamente los últimos reductos de claridad. Los pasillos, tan concurridos en el turno matutino, languidecían al aproximarse el crepúsculo. Tras la robusta puerta, accedió un sanitario para administrar la medicación por vía intravenosa. Ni siquiera dio las buenas noches. Nunca serían tal.
            Empujé con mi espalda aquel compacto sillón. Precisé de tres intentos para extender su mecanismo, denostado por el óxido. Una tumba ha de ser más confortable; sin lugar a dudas. Al disponer mi cuerpo en decúbito supino, y gracias al débil hilo de luz que penetraba por el quicio de la puerta, se volvió a cruzar en mi panorámica: el gotero.         
            Él y yo. La montaña rusa de la vida nos había traído hasta allí. Aquel hombre de hierro que yacía a mi lado portaba las cicatrices de su historia. Aquella bolsa suspendida sobre mi cabeza, y sobre la suya, mantenía el alma en vilo. Probablemente eran las últimas gotas que le quedaban.

jueves, 16 de mayo de 2019

Solamente despedida......Edwin Antonio Gaona Salinas*

Finalista del III Concurso Litteratura de Poesía


Foto: Roger Gual, Las chicas del cable
Cada momento existía,
abría la puerta
y estaban en brazos los hijos.
Dos niños, una niña,
vivían las risas de los cuentos,
jugaban
y el patio florecía.

Pasaron los años,
hubo silencios,
pocas veces en puerta abierta.
La mujer comenzó a encerrar sus dolores
en nubes de tarde,
sacaba su aureola consumida,
llevaba ojeras vagabundas
y miedos circundantes.

miércoles, 8 de mayo de 2019

Pablito......Adrian Sandoval

(Tributo a D. y El Maestro)

Finalista del III Concurso Litteratura de Relato

Foto: www.tumblr.com
Desde que la primera taza de café del día empieza a humear, Pablo, previamente conocido como Pablito, sabe exactamente cómo va a ir el día de hoy.
Bajo qué misteriosa fuerza había decidido verse con El Mono y los otros pibes, quién sabe, pero habiendo pasado los años, que se empezaban a sentir como años pero de verdad, tenía el soliloquio del Mono ya corriendo en su cabeza.
Saliendo a la terraza a fumarse el puchito mañanero porque Liliana no lo deja fumar dentro de la casa y lo tiene a dos por día, empieza a adivinar cómo va a ir. Fumando en ese frío del orto de las-ocho-de-la-mañana-y-sin-sol de mayo, ya puede ver al Mono. 

martes, 30 de abril de 2019

Compulsión......María José Martínez Santos*

Finalista del III Concurso Litteratura de Relato


Fotomontaje de buenosairespoetry sobre original de Michael Montfort
A veces me vuelvo compulsiva, irracional, capaz de pasarme la tarde entera tumbada en el sofá leyendo un libro, luego otro, si el primero fue corto. A veces llego al final con ansia, otras mordisqueo párrafos que agotan mi paciencia; o mis ganas. O ambas cosas a la vez. O primero una y, luego, las otras.
Me desperezo. Bostezo. Como pipas al ritmo de las letras que desfilan como soldaditos negros regalando legañas a mis ojos. Acabo la bolsa, termino el libro. Me siento vacía. Busco otro libro, abro otra bolsa, como más pipas. Me atraganto con mi propia saliva. El cuenco de cáscaras vuelca su contenido sobre el sofá.

lunes, 15 de abril de 2019

Sin saber sus nombres......José Luis Guerrero Fernández*

Finalista del III Concurso Litteratura de Poesía

Foto: LCC (Comités de Coordinación Local) Syria
En su nombre,
las cosas
encuentran su sentido.
No es mesa si no la llamamos como tal,
ni silla,
silla es.
Por eso a uno de cada mil niños muertos,
con la cara enterrada en la arena
o en el fango de una guerra,
nos gusta ponerle nombre.
Y lo llamamos Aylan por no llamarnos miserables. 
Y lo llamamos Samuel por no llamarnos monstruos,
y la llamamos Shimah para concienciarnos de que
                                        seguimos siendo humanos. 

domingo, 7 de abril de 2019

El naranjo......Florencia González Castellanos*

Finalista del III Concurso Litteratura de Relato

Foto: Antonio Mensaque y Alvarado
Naranjas y limones 
Las naranjas del abuelo lucían en el fondo del jardín. Parecía que las lustraba, porque brillaban de una manera especial. “No las toquen”, nos decía con cierta seriedad, “hay que dejar que maduren y caigan solas”. Entonces sabíamos que el naranjo era un lugar sagrado, que podía observarse y nada más.
Todas las tardes, luego de dormir una breve siesta, acercaba su sillón de madera verde y un almohadón a rayas amarillo y blanco al lado de su árbol preferido, y una vez acomodado, abría su libro y se disponía a leer un buen rato. Historia, siempre libros de historia, que refrescaran su memoria y que además lo informaran un poco más. Rosas, Mitre, Sarmiento, San Martín, Belgrano, eran algunos de los próceres que disfrutaba leer.

sábado, 30 de marzo de 2019

Nuevamente volveremos......Agustín Alonso Biscayar*

Finalista del III Concurso Litteratura de Poesía
Foto: mohamed Hassan (www.pixabay.com)

                                             I

        Debería explicarte si supiera
        de qué color se dibuja el desengaño,
        cuál es la sequedad de la ausencia
        o dónde habitan los dominios del olvido...

        Debería explicarte todo ello si supiera—,
        pero las palabras en mi reino de silencios
        han perdido ya las letras de esos sentimientos.

viernes, 22 de marzo de 2019

Repisa en tierra firme......Andrea Amosson*

Finalista del III Concurso Litteratura de Relato

Foto: Philippe FarautNyet
La mañana se anunciaba clara, conversaba con la brisa en lenguas de vapor y sal, y se mezclaba con el viento, dejándose llevar hacia el ventanal del hacedor, que observaba desde su mesón de trabajo la inmensidad azul, los picos y los abismos de la costa chilena, listo para terminar la obra en la que había estado concentrado por los últimos seis días.
         El hacedor, entonces, abrió con cuidado el recipiente de loza y cogió un puñado de greda blanca. Amasó primero con la mano derecha, después con la izquierda. La alargó y la volvió redonda. Más rato ovalada, luego plana bajo la presión de su puño, en la lisa superficie del mesón. La arcilla viva se fue endureciendo poco a poco, hasta llegar al punto preciso que las expertas yemas del hacedor buscaban y vibró con el calor del roce, suave, delicado, el mismo roce con que el hacedor seducía a la mujer, con pellizcos en el nacimiento del cuello. Pero no debía pensar en eso, en ella, necesitaba completar su mejor creación.

jueves, 14 de marzo de 2019

Hasta el hueso [La rehabilitación del “Te Amo”]......Denni Zú*

Finalista del III Concurso Litteratura de Poesía
A Ítalo y Patricio

Foto: Patricio Herrera e Ítalo Passalacqua
Te acepto como mi esposo, con todos tus defectos y mañas
tus perros, mis perros extravagantes
con todos tus ex escondidos entre tus nalgas
prometo serte fiel más allá del placer
devorar tu piel una vez por semana
y descansar en tu regazo todas las noches.

En lo próspero y adverso, con trapos de poliéster y seda
en la salud y enfermedad, con o sin corbata
ser el botiquín en la maletera del auto
aprender los primeros auxilios de un te quiero.

miércoles, 6 de marzo de 2019

El lienzo inconcluso......Evelyn Varela Almanza*

Finalista del III Concurso Litteratura de Relato

Foto: www.i24mujer.com
Hacía ya mucho tiempo que no tomaba un pincel, pero la sensación aún le era familiar, esa forma en la que los dedos se entrelazan alrededor de aquel viejo objeto lleno de manchas, recuerdo de sus obras pasadas. Todo aquello le recordaba a su juventud, en especial a los momentos que inmortalizó sobre lienzos blancos, muchos de ellos ya ni siquiera existían, pero había uno que incluso se encontraba a medio pintar desde hacía ya más de veinte años. Desde entonces, intentó miles de veces concluirlo, pero jamás lo conseguía… no se debía a que los trazos fueran demasiado complicados o requirieran de una técnica excepcional, para una artista innata como ella era fácil pintar un rostro.

martes, 26 de febrero de 2019

Low-cost......Francisco Palacio*

Finalista del III Concurso Litteratura de Poesía

Foto: Agustín Crespi, Cuéntame cómo pasó 
Cuerpos baratos enfundados en ropas baratas engullendo comida 
procesada barata mientras conducen coches baratos,
vidas baratas, trabajos baratos, relaciones baratas,
proliferación de no-lugares baratos con mercancía barata, dando igual 
que sea
Santander, Madrid, Casablanca, Buenos Aires, Tokio, Sídney.
Como el término barato es soez
e incluso alguien se podría ofender al despertar y darse cuenta
de ello,
se apadrina el anglicismo, más acorde con estos tiempos
globales en los que el español medio (la antigua y denostada clase media-baja) abraza
Europa, el mundo,
en un way of life low-cost,
en igualdad con sus congéneres europeos;
lo barato,
la mediocridad
es la verdadera unión de esta Desunión Europea. 
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...