sábado, 8 de junio de 2019

Comme il faut......Agustín García Aguado*

Finalista del III Concurso Litteratura de Relato

Foto: Friedrich Wilhelm Murnau, Nosferatu
Nadie podía juzgarme, nadie, por la sencilla razón de que no existo. Esa idea me atenazaba cuando, arrodillado como un espectro galante, buscaba por debajo de la cama los zapatos extraviados de Laura, después del último apagón. En medio de tanta oscuridad me surgieron dudas más que razonables, pero esas cuestiones menores era mejor dejárselas al género humano. Nada tenía que ver con mi naturaleza de alma contrita y burlona que acababa de cumplir cuatrocientos siete años como si tal cosa. Debería estar reptando por la casona, asustando a los gemelos, abriendo y cerrando puertas, pero no, toda mi actividad se limitaba a complacer a la señorita Méndez. Resumiendo, me pasaba el día con una sonrisa meliflua de parietal a parietal como un idiota con acné. Intentaba, incluso, repeinarme ante el espejo del lavabo o del tocador sabiendo que, en el fondo, la única proyección posible de mi imagen consistía en un rostro descarnado y sin mirada. Cuando Laura salía al jardín en verano, yo la espiaba. Si se ausentaba para asistir a sus clases de Arte, me empezaba a entrar una comezón que terminaba hundiéndome en un hipido de ánima ociosa. Y es que estaba enamorado, lo confieso. Más de cuatrocientos años hurtando la paz y el descanso a aquella estirpe tronada de los Méndez Galván, con ocho generaciones a las que yo mismo me había encargado de amortajar para que ahora, por una simple finta del destino, viniera una niñata, con ojos relampagueantes de diosa, eso sí, y me diera calabazas. A mí, que en 1587 supe conquistar una a una a todas las novicias del convento de San Martín. Ellas sí que entraron con buena doctrina en mí, y yo entré en ellas, como buen doctor de la Iglesia, transparente y seductor entre vísperas y maitines. Pero el pasado, pasado está, pensaba con un exceso de humildad. 

viernes, 31 de mayo de 2019

"Las mujeres de la guerra": Nueva novela de Andrea Amosson


Portada de Las mujeres de la guerra
¡La familia de Litteratura estamos de enhorabuena! Ediciones B (¡ahí es nada!) acaba de publicar Las mujeres de la guerra, la nueva novela histórica de Andrea Amosson, buena amiga y seguidora de nuestro blog, que obtuvo el Segundo Premio en el II Concurso Litteratura de Relato con su excelente cuento El verano de Alfonsina, y ha sido finalista del III Concurso. Pero dejemos que sea ella quien nos lo cuente:
En octubre de 2017 me llegó un correo peregrino de cierta editora de Ediciones B sello de Penguin Random House, que me escribía para preguntarme si estaba trabajando en alguna novela nueva, porque a ella le gustaría leerla con el fin de que yo formara parte de su catálogo. De inmediato pensé "A ver, ¡¿quién me está jugando una broma?!". 

jueves, 23 de mayo de 2019

Gotas......Alberto Franco Fernández*

Finalista del III Concurso Litteratura de Relato

Foto: www.stock.adobe.com
Caía la noche. Arañaba paulatinamente los últimos reductos de claridad. Los pasillos, tan concurridos en el turno matutino, languidecían al aproximarse el crepúsculo. Tras la robusta puerta, accedió un sanitario para administrar la medicación por vía intravenosa. Ni siquiera dio las buenas noches. Nunca serían tal.
            Empujé con mi espalda aquel compacto sillón. Precisé de tres intentos para extender su mecanismo, denostado por el óxido. Una tumba ha de ser más confortable; sin lugar a dudas. Al disponer mi cuerpo en decúbito supino, y gracias al débil hilo de luz que penetraba por el quicio de la puerta, se volvió a cruzar en mi panorámica: el gotero.         
            Él y yo. La montaña rusa de la vida nos había traído hasta allí. Aquel hombre de hierro que yacía a mi lado portaba las cicatrices de su historia. Aquella bolsa suspendida sobre mi cabeza, y sobre la suya, mantenía el alma en vilo. Probablemente eran las últimas gotas que le quedaban.

miércoles, 15 de mayo de 2019

Solamente despedida......Edwin Antonio Gaona Salinas*

Finalista del III Concurso Litteratura de Poesía


Foto: Roger Gual, Las chicas del cable
Cada momento existía,
abría la puerta
y estaban en brazos los hijos.
Dos niños, una niña,
vivían las risas de los cuentos,
jugaban
y el patio florecía.

Pasaron los años,
hubo silencios,
pocas veces en puerta abierta.
La mujer comenzó a encerrar sus dolores
en nubes de tarde,
sacaba su aureola consumida,
llevaba ojeras vagabundas
y miedos circundantes.

martes, 7 de mayo de 2019

Historieta......Guillermo H. Pegoraro*

Finalista del III Concurso Litteratura de Relato

Foto: Portada del Calendario Marvel Comics 2018
“Capa y antifaz”... anotaba con lápiz número 2 en su pequeño cuaderno tipo carta. “¿Qué más?”, pensaba el niño mientras hojeaba por millonésima vez la desvencijada historieta. Una noche, como tantas, se echó a dormir anhelando ser un superhéroe; quizás no tanto para defender al necesitado, quizás más, para sentirse diferente y aclamado.
En la escuela trató de no hacer amistades, sabiendo que debía ir creando, desde el vamos, una identidad enigmática, fuerte y solitaria; porque los vaivenes emocionales que acarrean las relaciones humanas sólo son lujo del indefenso, no de los paladines. Sufrió bullying por diferente, pero cada burla o prepotencia la soportó con hidalguía… suponiendo que templaba el carácter. Al igual que el muchacho arácnido, él también tuvo que sobrellevar el pavoneo de los fanfarrones, a sabiendas que el verdadero poder radicaba… sólo en él. 

lunes, 29 de abril de 2019

Pablito......Adrian Sandoval

(Tributo a D. y El Maestro)

Finalista del III Concurso Litteratura de Relato

Foto: www.tumblr.com
Desde que la primera taza de café del día empieza a humear, Pablo, previamente conocido como Pablito, sabe exactamente cómo va a ir el día de hoy.
Bajo qué misteriosa fuerza había decidido verse con El Mono y los otros pibes, quién sabe, pero habiendo pasado los años, que se empezaban a sentir como años pero de verdad, tenía el soliloquio del Mono ya corriendo en su cabeza.
Saliendo a la terraza a fumarse el puchito mañanero porque Liliana no lo deja fumar dentro de la casa y lo tiene a dos por día, empieza a adivinar cómo va a ir. Fumando en ese frío del orto de las-ocho-de-la-mañana-y-sin-sol de mayo, ya puede ver al Mono. 

lunes, 15 de abril de 2019

Sin saber sus nombres......José Luis Guerrero Fernández*

Finalista del III Concurso Litteratura de Poesía

Foto: LCC (Comités de Coordinación Local) Syria
En su nombre,
las cosas
encuentran su sentido.
No es mesa si no la llamamos como tal,
ni silla,
silla es.
Por eso a uno de cada mil niños muertos,
con la cara enterrada en la arena
o en el fango de una guerra,
nos gusta ponerle nombre.
Y lo llamamos Aylan por no llamarnos miserables. 
Y lo llamamos Samuel por no llamarnos monstruos,
y la llamamos Shimah para concienciarnos de que
                                        seguimos siendo humanos. 

domingo, 7 de abril de 2019

El naranjo......Florencia González Castellanos*

Finalista del III Concurso Litteratura de Relato

Foto: Antonio Mensaque y Alvarado
Naranjas y limones 
Las naranjas del abuelo lucían en el fondo del jardín. Parecía que las lustraba, porque brillaban de una manera especial. “No las toquen”, nos decía con cierta seriedad, “hay que dejar que maduren y caigan solas”. Entonces sabíamos que el naranjo era un lugar sagrado, que podía observarse y nada más.
Todas las tardes, luego de dormir una breve siesta, acercaba su sillón de madera verde y un almohadón a rayas amarillo y blanco al lado de su árbol preferido, y una vez acomodado, abría su libro y se disponía a leer un buen rato. Historia, siempre libros de historia, que refrescaran su memoria y que además lo informaran un poco más. Rosas, Mitre, Sarmiento, San Martín, Belgrano, eran algunos de los próceres que disfrutaba leer.

sábado, 30 de marzo de 2019

Nuevamente volveremos......Agustín Alonso Biscayar*

Finalista del III Concurso Litteratura de Poesía
Foto: mohamed Hassan (www.pixabay.com)

                                             I

        Debería explicarte si supiera
        de qué color se dibuja el desengaño,
        cuál es la sequedad de la ausencia
        o dónde habitan los dominios del olvido...

        Debería explicarte todo ello si supiera—,
        pero las palabras en mi reino de silencios
        han perdido ya las letras de esos sentimientos.

viernes, 22 de marzo de 2019

Repisa en tierra firme......Andrea Amosson*

Finalista del III Concurso Litteratura de Relato

Foto: Philippe FarautNyet
La mañana se anunciaba clara, conversaba con la brisa en lenguas de vapor y sal, y se mezclaba con el viento, dejándose llevar hacia el ventanal del hacedor, que observaba desde su mesón de trabajo la inmensidad azul, los picos y los abismos de la costa chilena, listo para terminar la obra en la que había estado concentrado por los últimos seis días.
         El hacedor, entonces, abrió con cuidado el recipiente de loza y cogió un puñado de greda blanca. Amasó primero con la mano derecha, después con la izquierda. La alargó y la volvió redonda. Más rato ovalada, luego plana bajo la presión de su puño, en la lisa superficie del mesón. La arcilla viva se fue endureciendo poco a poco, hasta llegar al punto preciso que las expertas yemas del hacedor buscaban y vibró con el calor del roce, suave, delicado, el mismo roce con que el hacedor seducía a la mujer, con pellizcos en el nacimiento del cuello. Pero no debía pensar en eso, en ella, necesitaba completar su mejor creación.

jueves, 14 de marzo de 2019

Hasta el hueso [La rehabilitación del “Te Amo”]......Denni Zú*

Finalista del III Concurso Litteratura de Poesía
A Ítalo y Patricio

Foto: Patricio Herrera e Ítalo Passalacqua
Te acepto como mi esposo, con todos tus defectos y mañas
tus perros, mis perros extravagantes
con todos tus ex escondidos entre tus nalgas
prometo serte fiel más allá del placer
devorar tu piel una vez por semana
y descansar en tu regazo todas las noches.

En lo próspero y adverso, con trapos de poliéster y seda
en la salud y enfermedad, con o sin corbata
ser el botiquín en la maletera del auto
aprender los primeros auxilios de un te quiero.

miércoles, 6 de marzo de 2019

El lienzo inconcluso......Evelyn Varela Almanza*

Finalista del III Concurso Litteratura de Relato

Foto: www.i24mujer.com
Hacía ya mucho tiempo que no tomaba un pincel, pero la sensación aún le era familiar, esa forma en la que los dedos se entrelazan alrededor de aquel viejo objeto lleno de manchas, recuerdo de sus obras pasadas. Todo aquello le recordaba a su juventud, en especial a los momentos que inmortalizó sobre lienzos blancos, muchos de ellos ya ni siquiera existían, pero había uno que incluso se encontraba a medio pintar desde hacía ya más de veinte años. Desde entonces, intentó miles de veces concluirlo, pero jamás lo conseguía… no se debía a que los trazos fueran demasiado complicados o requirieran de una técnica excepcional, para una artista innata como ella era fácil pintar un rostro.

martes, 26 de febrero de 2019

Low-cost......Francisco Palacio*

Finalista del III Concurso Litteratura de Poesía

Foto: Agustín Crespi, Cuéntame cómo pasó 
Cuerpos baratos enfundados en ropas baratas engullendo comida 
procesada barata mientras conducen coches baratos,
vidas baratas, trabajos baratos, relaciones baratas,
proliferación de no-lugares baratos con mercancía barata, dando igual 
que sea
Santander, Madrid, Casablanca, Buenos Aires, Tokio, Sídney.
Como el término barato es soez
e incluso alguien se podría ofender al despertar y darse cuenta
de ello,
se apadrina el anglicismo, más acorde con estos tiempos
globales en los que el español medio (la antigua y denostada clase media-baja) abraza
Europa, el mundo,
en un way of life low-cost,
en igualdad con sus congéneres europeos;
lo barato,
la mediocridad
es la verdadera unión de esta Desunión Europea. 

lunes, 18 de febrero de 2019

Malditos recuerdos......Marina Valdenebro Cuadrado*

Finalista del III Concurso Litteratura de Relato

… en todo caso, había un solo túnel, oscuro y solitario: el mío.
ERNESTO SABATO

Foto: Jorge UlloaspOnsOr
Siempre he sido un pesimista nato, o un realista bien informado, como gustaba llamarme Pablo, mi proveedor oficial de lienzos y pinceles varios. Realista o no, lo cierto es que creo firmemente que a esta vida hemos venido a morir, no a vivir. Vivir ahora es simplemente un eslogan, lo aprendí el primer día de colegio.
Aún recuerdo el silencio que reinaba en aquel coche verde militar que nos llevó a la iglesia de San Calixto. A mi lado, mi hermano callaba y se miraba los zapatos, como si estuviese calculando cuánto le iban a durar ese año. Yo, en cambio, contaba una y otra vez los lápices de colores que me había comprado expresamente la tarde anterior, convencido de que pronto podría canjearlos por un par de buenos bocadillos en el recreo y así, con suerte, hacer mis dos primeros amigos en la escuela primaria del barrio. Mi padre nos observaba tristemente desde el retrovisor. Aquel condenado silencio nos iba a dejar sordos a todos.

domingo, 10 de febrero de 2019

Vida y Destino......Yaritza Nayive Ramírez Peña*

Finalista del III Concurso Litteratura de Poesía

Vida

Foto: Silvio Rodríguez y Joaquín Sabina
Cuando miraba los arboles cargados de durazno, entre besos y pequeños tropiezos, te pregunté: "¿De qué estás hecha?"

Escuchábamos a Sabina o Cerati en los bares llenos de consejos
y trenzábamos con rostros de lunares.

De niña me hacia gato sentada en el tejado con el maracuyá rociado de azúcar, los cordones medio atados.

Dibujaba uno y mil garabatos usando los colores del silencio,
luego los metía en sobres para enviártelos.

De niña me hacia una capa y saltaba en la terraza con las botas rosadas de caucho, las medias embarradas.

sábado, 2 de febrero de 2019

Las tardecitas de Buenos Aires tienen ese... qué se yo, ¿viste?: Aldana Sofía Cabral*

Finalista del III Concurso Litteratura de Relato

Foto: www.pinterest.es
Bueno, por dónde estaba… ¡Ah, sí!, contándole sobre lo que sentí aquella vez. Yo tenía puesta esa faldita azul, me acuerdo patente porque la compré en la feria de diseño. La chica que me la vendió era preciosa, no dejaba de sonreír, le juro, esa muchacha parecía estar sumida en un verano constante e individual, cálida, sólo por eso le compré la falda. ¡Y porque me quedaba divina, por supuesto! ¿Para qué me voy a hacer la modesta frente a usted? ¿No? Tenemos cierta confianza, sí, sí, sí… Mi madre siempre me dijo que era confianzuda igual, que me pasaba de rosca, como decimos allá en mi país, yo andaba a los besos con los vecinos, el kiosquero, el carnicero. Aah, vaya tiempos... ¡Es más!, ¿le confieso algo? Mi mamá tenía razón, soy un poco loca, ¿no le parece a usted?
         Ay… 
        ¿Lo puedo tutear? ¡JA, JA, JA! ¡Encima de loca, atrevida! Sí, no se preocupe, las argentinas somos así, charlatanas, ya sé, usted ya me lo dij… vos, vos ya me lo dijiste: ¡Soy libre y no existe problema con ello! Está bien, es lindo que sea así, es lindo este lugar, este país, acá en Europa todo parece más elevado, las temperaturas sobre todo, en Buenos Aires los inviernos son duros, el clima helado, la pobreza te quiebra el alma y ruega un platito de sopa, el argentino es solidario, ¡eso no lo niego! Pero ¿hasta qué punto? Existe cierto morbo de poder en esa relación entre pobres y pobres, yo soy pobre pero no estoy en la calle, así que comparto lo poco que tengo con un indigente más necesitado que yo, para no sentirme tan pobre, y que el miserable no sienta tanto su pobreza. ¡Pobres! ¿Le molesta que fume? Bueno, con su permiso entonces…

viernes, 25 de enero de 2019

Declaración de principios......Imane Hidi*

Finalista del III Concurso Litteratura de Poesía

Foto: Edvard Munch, El grito
Yo escribo como si en serio hubiera mañana
si no lo hubiera, no me molestaría tanto;
escribo porque soy náufraga y las palabras
son mi único bote salvavidas,
sustento,
oxígeno,
y quedan ya pocas cosas a las que aferrarme.
Escribo porque de verdad creo en el arte
como forma de humanidad fundamental,
porque creo en la justicia elevada
con todas mis fuerzas,
y no encuentro otra manera de hacer
que mi rabia aflore constructivamente.

jueves, 17 de enero de 2019

Un cuento chino......Cristina Cifuentes Bayo*

Finalista del III Concurso Litteratura de Relato

Portada de El pequeño ruiseñor, de H. C. Andersen
El cuarto de profesores está en la esquina del ala sur, la más luminosa. Las ventanas de un lado dan al patio de recreo y las del otro a un jardín amplio y con árboles no muy altos, arbustos y setos formando un pequeño laberinto, y muchas flores, ahora, en primavera. Por la mañana, cuando Cristina abre la verja de la entrada, ya ha revisado el edificio, levantando persianas y encendiendo luces. De vez en cuando, cambia la manguera del jardín de sitio, para que vaya regándose cada zona.
Julio encuentra el café hecho y la mesa preparada con los dulces de horno que ella compra antes de abrir el instituto. Se asoma a una de las ventanas del jardín. Aún falta un rato para que empiecen a llegar los chicos. Observa a Cristina, que mueve la boca de la manguera, quita unas flores secas, limpia la barandilla de la rampa… No sabe estar quieta esta mujer, piensa. Y suspira mientras la imagina en su vida diaria, de mujer soltera, sin hijos, sola en su casita pequeña de conserje, probablemente haciendo punto frente a un televisor siempre encendido, con un puchero pequeño borboteando en una cocinilla antigua de butano.

miércoles, 2 de enero de 2019

Carne y Vegetal......José Ramón Cervera Grau*

Finalista del III Concurso Litteratura de Poesía

Carne
Foto: Códice Magliabecchiano mexica

La carne nueva sólo sabe arder.
Pero hay otra carne más poderosa,
como la de la víscera humeante en el sacrificio,
con su ánima que se eleva en el calor del vapor 
ascendente,
y que es la del animal espasmódico
resistiendo frente al cuchillo.
Qué horror nos da,
en nuestro apagado amor de mamífero recatado,
esa electricidad del músculo
que no sabe de las edades,
que fundó la vida y la devuelve
a través de cuerpos aguerridos,
donde el tuétano de lo vivo
se desempeña mejor que en los misales.

martes, 18 de diciembre de 2018

Así fue......Margarita Josefa Borsella*

Finalista del III Concurso Litteratura de Relato

Foto: Pamukkale (Denizli)
2 de mayo del 2018, 3 de la tarde; llueve en Buenos Aires.

Un pasillo largo, casi interminable, de mayólicas centenarias muy pequeñas con arabescos en sobrerelieve de colores otoño me llevó hasta la cocina del López Hostel & Suite (un hostal en pleno barrio de Palermo), para hacerme un té de manzanas. Sí, tenía que ser de manzanas porque recordaba a esos días de lluvia pulverizada, entre la niebla de Estambul.
         (Por donde quisiera que fuese en esa ciudad, por el solo placer de beber en las pequeñas tacitas de vidrio cubiertas de metal apuntillado a veces de plata, a veces de bronce, o a veces simplemente de cobre, pedía un mix apple tea.)
         Puse a calentar el agua en la jarra eléctrica, mientras en la mesada de enfrente, en la pileta estaba lavando dos tazas una viejecita. Ya la había visto en otra oportunidad, transitando por el interminable pasillo de pequeñas mayólicas.

martes, 11 de diciembre de 2018

Él y ella......Jessica Alejandra Restrepo*

Finalista del III Concurso Litteratura de Poesía

Foto: Naya Rivera
Él tenía su lunar en el lado izquierdo de la boca, arriba de sus labios, como arrastrado por una lágrima.

Ella lo tenía en el lado derecho y, como por rebeldía de la naturaleza, en la parte de abajo.

Ya desde antes de conocerse, se buscaban, se necesitaban, se imaginaban.

Él con la timidez heredada de los desaciertos en la vida, 
con la prevención de todo aquel que se ha resistido al fuego que reposa adentro.
Va nombrándola con recelo, con la torpeza del que desconoce lo irreverente
y con la impaciencia del que tiene su primer amor.

martes, 4 de diciembre de 2018

Peces......Jordi Vallès Lois*

Finalista del III Concurso Litteratura de Relato

Foto: www.tiendanimalia.es
Lo conocí en Juanera, en el bar de Matilda, ¿dónde si no? Corría el año noventa y uno… ¿Noventa y dos…? Noventa y dos, sí, porque recuerdo que comentó las ganas que tenía de volver a Barcelona, que llevaba ya casi diez años fuera, y que el follón de las olimpiadas le podía dar un buen momento. Ya ves. En Juanera llevaría poco, un par de meses. Muchos venían a aquel rincón del Caribe escapando de algo, buscando qué sé yo, lo que fuera, y se quedaban por Matilda. Él no, claro. Matilda era… Era de otra pasta, algo fuera de lo normal. Nadie sabía de dónde había llegado. La única pista, tampoco muy fiable, que teníamos era que de Uruguay no. La pista nos la dio Darío, así que no es que fuera como para poner la mano en el fuego.

martes, 27 de noviembre de 2018

Tres poemas......Eduardo Paredes Ocampo*

Finalista del III Concurso Litteratura de Poesía

Foto: www.margallardo.es
El aire

Por corrientes,
el aire
se arrastra,

baja de la sierra
donde los árboles le sirven
de estorbo

y se para afuera
de una puerta cerrada.

martes, 20 de noviembre de 2018

La felicidad......Virginia Bazerque*

Finalista del III Concurso Litteratura de Relato

Foto: www.cerosetenta.uniandes.edu.co
¿Por qué no nos damos cuenta de que somos felices cuando lo somos y sólo lo descubrimos cuando ya no?”, se preguntó. Eran las seis y media de la mañana, 21 de junio, comenzaba el invierno, la mañana era oscura y el día corto. Se miró al espejo del baño. Tenía arrugas pronunciadas, comenzaba a entrar en la tercera edad. Una cicatriz oculta detrás de la oreja izquierda se asomaba en el cuello por debajo del mentón. Debía levantar un poco la cabeza para vérsela. Y en el rito matutino, lo hacía. Se quedaba unos instantes observándola. La recordaba todas las mañanas, la marca distintiva de la buena suerte o de la mala, según el punto de vista, de haber sobrevivido. También vio la otra mitad quemada. El lado derecho de su cuerpo parecía haber pasado por agua hervida, seguía rojo. Apagó la luz del baño luego de cepillarse los dientes y se quedó inmóvil en la oscuridad. Sintió su alrededor en una breve pausa. Odiaba las mañanas nocturnas, pero odiaba aún más su vida miserable.

lunes, 12 de noviembre de 2018

Dos poemas......Paula Siles Sellés*

Finalista del III Concurso Litteratura de Poesía

Foto: Ricky Dávila, No vodka on the moon
He conocido personas

En el resbalar del tiempo
He conocido personas que son lugares
Playas desiertas invadidas por el silencio de la noche
Puertos de pesca donde echar el ancla y soltar el 

                                                                           timón.

He conocido personas que son estaciones
Primaveras que se derriten dando paso a un verano 

                                                                        angosto
Otoños con las hojas y el amor caídos

Inviernos utópicos en los que el calor de un abrazo lo enciende todo.

martes, 6 de noviembre de 2018

Secundarios......Ismael Castelos Maceiras*

Finalista del III Concurso Litteratura de Relato

Foto: La costa de Ferrol (www.meridiano180.com)
Cuando llevas mucho tiempo intentando ocultar un secreto, no hay nada tan decepcionante como descubrir que lo has logrado. De pequeño, en el coche, de vuelta de casa de los abuelos, le gustaba jugar a inventar historias. Y era muy ocurrente. Pero se perdía tanto explicando las vidas de los personajes secundarios que su hermano pequeño siempre se quedaba frito antes de llegar al clímax de la narración. El relato se quedaba entonces inconcluso. Como lo iba inventando sobre la marcha, realmente desconocía el final y, al encontrarse sin público, se quedaba ensimismado pensando en los personajes y miraba por la ventanilla la negrura de la noche. 

martes, 30 de octubre de 2018

Refugio......Cinta Cano Barbudo*

Tercer Premio (ex aequo) del III Concurso Litteratura de Poesía

Ilustración: -AT- (www.wattpad.com) 
Sigo volviendo a ti como si fueras un hogar,
Y recordarte me produce esa nostalgia
De la que hablan los que tuvieron el mismo techo durante largo tiempo.
El nuestro, nuestro tiempo, fue un suspiro
Pero dio para todo,
Y tú guardas esa juventud incólume
De la que bebió Nefeli.
A veces me sorprende esta ternura
Y a veces me resulta natural.
Tenemos esa ingrata forma de educarnos para el olvido,
Para superar,
Sin sospechar que la belleza tal vez esté
en el fulgor irrepetible de la ignorancia,
aún embriones los brotes de rencor.
Ahí reside mi grandeza, y también mi miseria:
Te he guardado el amor,
Sabiendo que no vendrás a buscarlo,
Calentito, templado,
Sabiendo de la dureza y del reproche.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...