martes, 30 de junio de 2020

Ezija......Raúl Muñoz González


Foto: Antonio Gamoneda bajo la placa a
su poema Cuerda de presos (Diario de León)
                                                                           A Antonio Gamoneda

Ezija descubre su rostro en el vacío
cual amalgama del pánico, o prisma
en la espesa quietud de aquel aceite

tan tristemente agarrado a las tripas.

Ezija habla por la boca de los presos,
deshace los nudos de aquella cuerda

que los lleva atados, sin reloj.

Ezija se perfuma con la compasión,
contemplando el horror, y quema, ¡Ay
cómo quema la cruz de ese poema,
a fuego grabado sobre la naranja
que arde! ¡Por Dios, quema la lengua

de un niño a las puertas del infierno!

La mirada de aquellos hombres
olía a azucenas impronunciables,
cuando las manos de una madre
arrancaron a su hijo de aquel frío,
rogando silencio a Ezija: la flor
que se ausentaba de un presidio.

martes, 16 de junio de 2020

Tempestades y corales......Ariana Rodríguez

Foto: Portada de Muerte en la tarde
Hace un calor insoportable y no veo mucha gente aquí. Es raro, porque a esta hora suelen venir mucho para esta zona. Bueno, pero todavía es temprano, esperemos, mientras puedes darte un chapuzón y yo continuaré este libro, que por referencias de un amigo sé que está buenísimo.
           ―No te vayas lejos, cariño, está un poco profundo. Mejor te quedas cerca de aquí, allí debajo de aquellas uvas caletas veo que te puedes sentar y jugar con la arena. ¿Te pongo tu sombrero, mi amor? El sol está bastante fuerte.
Hola. Has llegado más temprano que de costumbre.
Sí, hoy es un día hermoso. Además, traje a una persona para que la conozcas. Es alguien muy especial.
El corazón se me salía del pecho. No podía contener los nervios y mis manos sudaban que eran como chorreras. Era el olor de aquel hombre. Olor que conocía bien, que despertaba el deseo en mí de besarlo y morder sus labios hasta sangrar. Yo sé que le gusto mucho, pero por desgracia de la vida, se va de mi lado y es un imposible nuestro amor. Bueno, es una pasión que enloquece, que me tiene descontrolada…

domingo, 31 de mayo de 2020

Ni de allá ni de acá......Ur Olivero

Foto: Arnau Alemany,
Edificio con árbol 
“… ”
Aquí se ponen a criticar ahora unos cuantos que no han vivido los tiempos que nos tocó a nosotros, así que ya se pueden ustedes figurar. No, si yo le digo que cuando la gente no tiene con qué entretenerse para mantener viva la sin hueso, pues se ponen a chanchullar lo que sea, que ya le digo que me gustaría verlos fajados por sobrevivir cuando aquí Machado y Batista tenían toda esta isla vendida a los mandamases de los Estados Unidos, me gustaría verlo.
Hace poco vino mi nieto con su mujer y su vejigo a vernos y no se pueden imaginar ustedes lo contentos que nos pusimos. Nos sentamos debajo de aquella mata de ceiba que hay al lado del río y ahí nos pusimos conversa que te conversa y así, mirándome a los mismos ojos me pregunta, Abuelo, ¿tú crees como otra gente por acá que yo fui un traidor? Y le intento sonsacar que quién le dice esas boberías, que lo dijera en mi cara para mandarlo a freír tusas, que no, que unos de por ahí de donde es el padre. Figúrese lo que son las cosas. Que no se preocupe de lo que la gente chismorrea o deja de chismorrear, él se fue porque hizo como el árbol ese que por allá tiene muchas raíces por fuera y quiere tapar todo el horizonte con esa copa tan ancha, me estuvo contando y vi que se parecía a las ceibas de acá, que se fue para tratar de encontrar un trabajo y mejorar, y mire cómo viene con su señora y nos traen al muchacho, que ya andaba el muy bandido, y le prometí que cuando vinieran de nuevo nos iríamos a pescar por ahí por Felton, y que me trajera una linterna,

viernes, 15 de mayo de 2020

Poema anclado en la red......Dufay Bustamante

Foto: Ricky Dávila, Pescadores en Gran Sol, Irlanda
Ya había florecido
el tedio en el alma
cuando arribó
a la playa de mis párpados
en un libro de a centavo.
Probaba alas en mi cielo
y llegaron mensajes
de vuelos eternos.
Debes saber
que los sueños de la gente
inician en diferentes planos:
conocí a una mujer
que soñaba con comer,
a un hombre
que empeñó la vida
por una casa,
al niño que convirtió las balas en flores
con palabras. 

viernes, 1 de mayo de 2020

Entrevista de trabajo......Jordi de Miguel

¡Feliz Día Internacional de l@s Trabajador@s!

Foto: Pieter Paul Rubens,
San Ignacio de Loyola
—Hoy en día parece que el mundo se ha vuelto loco, ¿no crees?
             —Hombreee... —medio concedí, mientras me acomodaba en la ancha silla de roble.
            —¡Y dicen que es que estamos en crisis! Te voy a decir una cosa: ¿sabes por qué estamos en crisis?... ¡Porque se han perdido los valores! No es un problema económico, noooo, ¡es una crisis de valores! —enfatizó, dando dos golpecitos con el puño sobre la mesa, como si estuviera llamando a la puerta—. Se ha perdido la ética, la moral, el respeto a la familia, la religión, las tradiciones, ¡se ha perdido el magis ignaciano! —Y aquí abrió las manos, mirando al techo. Ahí va la hostia, a saber lo que era eso—. Hoy en día, la gente sólo piensa en el vil metal, y más en España, y así nos va... Todos me preguntan: “¿Cuánto cobraré?” ¿Cómo que cuánto cobraré?... Pues cobrarás el convenio de la escuela concertada, ¡ni un duro más! ¡Y ya puedes darte con un canto en los dientes, que si por mi fuera...! Ojo —y el hombre alzaba un grueso dedo índice—, hasta que demuestres tu vocación de servicio. Siempre se lo digo a mis alumnos: Si alguien empieza preguntándome “¿Cuánto cobraré?”, ¡ya no le contrato! Yo lo que quiero ver en un docente son cuatro cosas —y, a medida que las enumeraba con los dedos, se iba exaltando—: obediencia a sus superiores, vocación de servicio: la misión fundamental de todo hombre sobre la Tierra, capacidad de organización y, sobre todo, voluntad de trabajo, trabajo, ¡TRABAJO!

viernes, 17 de abril de 2020

Ars gratia artis......Héctor Olivera Campos

  1

Foto: Ricky Dávila, Nubes
de un cielo que no cambia
El Artista pintó a la Gioconda desnuda de cuerpo entero, revelando su condición de transexual con unos pechos con dianas de gruesos pezones erectos y un miembro viril tatuado y desmesurado. La crítica aplaudió aquella “patada al arte académico, conformista, retrogrado y burgués”.
El Artista posó desnudo ante los periodistas. También se paseó en la carroza de una escuela de samba disfrazado de astronauta. La prensa especializada lo calificó de audaz y de nuevo enfant terrible del arte contemporáneo.
En la segunda obra de su serie “Contra Leonardo”, el artista expuso “Día de acción de gracias”, una reproducción de “La última cena” dibujada al carboncillo a la que le cosió un pollo decapitado en el espacio en el que debía figurar el retrato de Jesucristo, un cadáver que se fue pudriendo lentamente. La obra fue calificada de “manifiesto contra la inmovilidad del arte” y “valiente alegato contra la hipocresía familiar y el puritanismo”. 

viernes, 3 de abril de 2020

El diario sí hablaba de nosotros......Miguel Ángel Méndez Pereira

Foto: Eclipse de mar, de Sabina,
según zonadecronopios.com
Como sabrás, no soy de leer la prensa escrita, pero aquella mañana al dirigirme al
trabajo me llamó la atención en un kiosco un periódico del día, pues en la tapa, en primera plana, traía una foto de nosotros besándonos, con el titular: “El amor de Verónica y Javier”. Me detuve anonadado por unos segundos frente al ejemplar que colgaba de un hilo en el local en cuestión, quise hojearlo ahí mismo, pero el dueño del kiosco me lo negó, exigiéndome que comprara el ejemplar para abrirlo, me pareció que el buen hombre tenía razón en querer ganarse unas monedas, así que pagué por el diario y camino al laburo fui revisándolo. 
El titular de la tapa me dirigió a la página tres del periódico, en la cual, en la sección de nacionales, se hablaba de la manera en que nos conocimos, de aquella vez cuando casi me atropellas con tu camioneta, y que por no pelear fuimos a tomar un café al bar de la esquina para sosegar nuestros ánimos. Con lujo de detalles, el cronista narraba nuestras primeras citas y conversaciones por celular, así como aquella declaración de amor estúpida sobre la calle Artigas que te hice una madrugada de enero después de volver de un pub del centro de la ciudad. El periodista no se olvidó de relatar los obsequios que te hice en cada mes de nuestra relación, así como el tonto poema que en forma de grafiti dejé escrito enfrente de tu casa por nuestro primer aniversario. 

viernes, 20 de marzo de 2020

Un amor imposible por la meseta......Raúl Muñoz González

Foto: Juanjo Cuerda, portada de El jueves
El toro barbudo enamorado de la estanquera
ahora brama por la Cibeles añejas soledades
encerradas en la botella, junto a la benemérita
que se cubre por la gloria de un esparadrapo.


Beben y vuelven a beber las ranas, y alzan
la capota al paso del torero, que orgulloso
pasea la cuchara por el ruedo de la corona.

La reina con su canela en rama, limpia
que te limpia los calzones del cazador,
que se cagó tras contemplar la belleza
de aquel elefante arrodillado a sus pies.
Con anís lava la dentadura de sus hijos
y los lleva a un colegio de pago, para
que nunca más vuelvan a pagar.

Así, una corrida tras otra, hasta que al fin
a la reina le meten la cuchara por la boca;
crecen los enanos en su madriguera,
a lo largo y ancho del país obnubilado,
hacen un guiño al toro desangrado
por una aristocracia sin nación.

sábado, 7 de marzo de 2020

Ni tan ángeles ni tan demonios......Ariana Rodríguez

Foto: The New England Journal of Medicine
“Le explico para que me entienda, no es porque le deba una sobre lo sucedido. A veces nos confundimos, y creemos que lo sabemos todo y no es así, tenemos también la solución en nuestras manos y la dejamos escapar. ¿Qué hacía usted a las tres de la madrugada, mientras ocurrían los hechos?”
Eso fue todo lo que preguntó. No pude responder ni media palabra, quedé con los labios sellados y la respiración entrecortada. En verdad tenía razón, y tuve que dejar que me dijera y me mirara con ojos raros. Me he sentido muy mal en estos días porque verlo así tan indefenso, grande, ya hecho un hombrecito y con eso en la cara, se me rompe el corazón. Desde que era pequeño lo tuve cerca de mi, tú bien sabes que no pude hacerlo con Lenita, después que perdí el niño quedé medio boba, sentimental, todo me da miedo y con él se me ha ido la mano. Aquél no sabe qué es darle un abrazo, qué es gastar dinero para comida o ropas. 

lunes, 24 de febrero de 2020

La chica de los tatuajes......José Aristóbulo Ramírez Barrero

Foto: Tatu Baby 
(www.Hard Body Models)
Todo lo de ella está envuelto en un halo de misterio, en el cual se mezclan con impudicia mitos, exageraciones, verdades a medias, habladurías de envidiosos, sus declaraciones sibilinas y contradictorias, su perfección física, agobiante e insultante –ni el más leve desajuste de nervios, músculos y tendones, ni una sola mancha en la piel, ni una sola cicatriz en el cuerpo, ni un solo grano en la cara, cada célula suya vigorosa, fastuosa y resplandeciente–, su belleza arrolladora y arrobadora, y ese extraño peregrinaje suyo sin un propósito evidente, hechos que propician la especulación y alientan la formulación de teorías ora de talante angelical ora adobadas con tintes diabólicos, dependiendo de la índole espiritual del que las haya echado a rodar cuesta abajo… Que es chamana guajira en procura del último elemento que precisa su ser para alcanzar la inmortalidad y ascender al cielo; que es bruja llanera que bebe incesantemente los fluidos del alma de sus clientes y admiradores como recurso indispensable para conservar su apariencia física –si no hiciera lo que hace, volvería a adquirir su aspecto original, el de un pajarraco negro y fétido con cara de mono y pezuñas de cerdo–, que no es una sola sino por lo menos media docena, seis veces diosa, seis veces curandera, seis veces nigromanta; que sea lo que sea, criatura negra, blanca o gris, suma perfección por naturaleza o por hechizo. En lo que atañe a sus intenciones con la humanidad, no cabe duda de que las susodichas son encomiables, ¿por qué si no iría a la cárcel a tatuar a los condenados a cadena perpetua sin cobrarles ni un solo peso? Por lo demás, lo dicen los convictos y otras personas que han tenido la fortuna de ser tatuados por ella y tocados por sus manos mágicas, las desfiguradas con ácido, los desfigurados por esquirlas de metralla… “Cuando la chamana clava sus agujas en la piel, es como si estuviera succionándoles la rabia y la maldad y dejándolos libres de odio.”

miércoles, 12 de febrero de 2020

La vecina......Pedro Iván Hernández

Foto: Gael García Bernal en La mala
educación
, de Pedro Almodóvar
Cuando la vi por primera vez, no tuve más remedio que rendirme a su hermosura, estilo y sensualidad, no podía dejar de mirar su elegante contoneo de caderas, su escote vertiginoso y el leve movimiento de su sedosa melena negra. Vamos, que era lo que se dice en tono coloquial “un pibonazo”. Al ver que se dirigía directamente a mi portal, mi curiosidad aumentó por momentos y decidí que debía ir a casa a coger algo que se me había olvidado. Al abrir la puerta, ella giró su cabeza hacia mí mientras cerraba el buzón, una vez recogida la correspondencia, y realizando un gesto en forma de saludo, se metió en el ascensor. Yo iba al primero, no tenía excusa para cogerlo. Cuando entré en casa, mi mujer, algo alterada, vino corriendo y me dijo: 
             ―Paco, ¿sabes quién ha venido a vivir al 4º D?

viernes, 31 de enero de 2020

Cazadoras del tálamo cubensis......Ur Olivero

Foto: Alan ParkerEl corazón del ángel 
Buceé un buen rato, le metía la mano derecha debajo de las nalgas y sentía el flujo y su respiración como un ronroneo que más parecía que lloraba, no sé, me pareció notar eso cuando alcé un poquito la mirada, pero tampoco quería desacelerar para no perder el ritmo. Y sentía las gotitas caer y me sentía lleno.
Todo empezó cuando nos vimos a la entrada del cabaret El Pontífice y me pidió fuego para encender un cigarro. Que no tenía. Que si era de acá, que de qué parte. De Lengua de Pájaro, le dije. Pero que si era de acá parecía yuma, y que si la invitaba a una cerveza. 

domingo, 19 de enero de 2020

A mi madre......Dufay Bustamante

                                                                                                no soy un borracho tan perdido
                                                                                                                               que vaya a morir sin verte
                                                                                                                     SERGEI ESENIN 
               I
Foto: Lee Jeffries, Portraits of the Homeless

Nuestra distancia
me ha hecho viajar en parábola
por el espectro humano
el pensamiento
y las palabras.

La ciudad natal está lejos
lejos están tus jardines
creciendo dispersos
como la sensibilidad
como tus sueños.

martes, 7 de enero de 2020

El pozo de los deseos......Alibel Rodríguez

Foto: ABC 7 Chicago Eyewitness News
En un cuarto patas arriba, pequeño, lleno de ropa, papeles rotos con bocetos, el clóset más desordenado que se pueda imaginar, sin distinción de qué está sucio y qué no, con las persianas bajadas y debajo de varias sábanas, estaba Alexandro. 
          Era el chico de trece años más alto del salón. De pocos amigos, de gustos poco comunes. De dedos largos como arañas, por haber tocado piano muchos años. De oídos sensibles, por escuchar tanto rock pesado y metal. De pocos sentimientos; le gustaba la única niña desarrollada de su salón, como a todos. 

jueves, 26 de diciembre de 2019

La Cámara Oscura......Ariana Rodríguez

Foto: Villa El Habano (www.tripadvisor.co)
Quedamos de vernos en agosto. No pensé que pudiera volverlos a ver para esa fecha, pero insistieron que vendrían y nosotros nos preparamos. Yo salí de Nicaro el día quince, me fui a Holguín a la casa de mis suegros, no tenía muchos deseos de estar allí, pero mi novia me exige que tengo que pasarme unos días allá para estar en familia y esa trova.
De veras que a mí me revienta ir a Oriente, si no fuera por mi mamá y mi hermana no iba ni en sueños, eso está más malo que el cake de las madres, que pa colmo ni lo hacen ya. Allí hay un perro hambre, por las noches no hay dónde comerse un bocadito, tomarse un refresco o echarse unas lagers. ¡Aah!!!!, y ni hablar del calor, estoy loco por viajar y hacer unas balas pa comprarme un aire y ponerlo en mi cuarto, pa cuando yo vaya dormir rico, a pierna suelta. Nooo, de la conexión ni me preguntes, es un atraso que pa qué te cuento, aquí las 4G y allí apurao las tres, fíjate que yo, que tú sabes pa lo que estoy, cazando lo de la página de citas para Panamá, no pude abrir ni un día, estuve botao en eso todo ese tiempo que pasé allá. 

miércoles, 11 de diciembre de 2019

Silencio ensordecedor......Diana García González

Foto: Ben CoccioZero Day
Abrí los ojos y miré el reloj. Las siete y media. Me estiré para apagar el despertador y pensé que ojalá hubiese elegido otro día. Me dolía todo. Aun así, me senté en la cama, bajé las piernas hacia un lado y me puse las zapatillas de casa. Me levanté. Me dirigí hacia el baño arrastrando los pies, como si mi cuerpo pesase una tonelada, di un par de pasos y cerré la puerta tras de mí. Me paré frente al espejo. Otro día más, la misma imagen. Abrí el grifo para que saliese el agua fría y me mojé la cara para despejarme. Vacié la vejiga mientras miraba mis redes sociales y, tras salir del baño, cruzar mi habitación y pararme en lo alto de las escaleras, me dirigí hacia la cocina. Primer escalón. Segundo escalón. Ahora un tercero. Así hasta diez. El desayuno recién preparado me esperaba en la mesa. Di los buenos días a mis padres mientras sumergía la mirada en los cereales que, como cada mañana, no me comería, mientras los mareaba con la cuchara. Una vuelta. Otra vuelta. Sólo cinco minutos más. Cuando oí que salían por la puerta de casa, miré el reloj. Las ocho menos diez. Me levanté, pisé el pedal que abre la tapa del cubo de basura y vertí el contenido de mi taza. La metí en el lavavajillas y subí las escaleras de nuevo hacia mi cuarto.

viernes, 29 de noviembre de 2019

Por amor a helarme......Clara Valero

Foto: Europa Press
Melanina:
A ellos,
repatriados por la piel que derraman sangre
en una costa que llamamos nuestra,
cuando el mar, la tierra,
nunca tuvieron dueño.

Sigo sin entender por qué
juzgamos por la melanina de la piel,
y no por el color que dan sus ojos
o lo bonito que besan.
Por qué preferimos mirar a otro lado
cuando podemos conocer de frente.

domingo, 17 de noviembre de 2019

Silencio......Sofía Zurro Camacho

Foto: Tutograma
Escuché el portazo desde el piso de arriba. El ruido estridente y seco que se adueñó de toda la casa fue lo más parecido al grito que no te había oído dar nunca. Había llegado un punto en el que nos comunicábamos a través de los muebles, y en ese momento comprendí que era tu manera de despedirte.
Solo se escuchaba silencio. Un silencio atronador, únicamente interrumpido por las suaves gotas de lluvia que repiqueteaban contra las ventanas cerradas. Aún con los músculos agarrotados por la tensión, empecé a caminar despacio por el pasillo que conducía a las escaleras para ir al piso de abajo. Al silencio y a la lluvia se le unió el ruido que hacían mis pies al pisar el parqué del suelo. Sonaba como una risa burlona que te lleva advirtiendo desde hace días, y que finalmente dice triunfante: “Te lo dije”, y que no puede estar más orgullosa de llevar razón. Casi me sentí estúpida cuando me encontré chistando al suelo con las mejillas encendidas por la rabia. A cada escalón que bajaba, notaba cómo el peso de la casa vacía caía sobre mis hombros. Irónicamente, todo seguía en su sitio; los muebles, las fotos, el polvo. Nada se había movido ni un solo centímetro. Sin embargo, el vacío y el silencio mantenían una lucha soterrada por hacerse con el gobierno de aquel lugar. Los cimientos y las paredes se estremecían a cada paso que yo daba, intuyendo que se avecinaba un golpe de estado.

martes, 5 de noviembre de 2019

Nadie apagaba las lámparas (Un sueño)......Germán Vieco

Modesto homenaje a Felisberto Hernández
Foto: www.freepik.es
Es todo lo que recuerdo. Nadie apagaba las lámparas.
Éramos muchos, en una sala enorme; estábamos sentados en mesas redondas, de cuatro en cuatro. La luz de las lámparas se nos había echado encima por sorpresa; creí ver llamas sobre el botón rojo y la cubitera con la botella de champán en el centro de mi mesa. Pero mis ojos ya se habían acostumbrado a ir a cada momento a una región pálida que quedaba entre el cabello y el escote de la mujer sentada enfrente; para no incomodarla, intentaba mantenerlos en perpetuo movimiento. Mi cuerpo, ya sin palabras, estaba lacio como un manojo de espárragos hervidos.

jueves, 24 de octubre de 2019

Calle Valenzuela......Ur Olivero

Para Sándor

Foto: Jesús Cristóbal Flores
El encadenado
Poco antes de salir, me detuvieron en esta misma calle. El aeropuerto está cerca. Siento los aviones cuando despegan o aterrizan. Veré qué pasa mañana cuando venga el Mayor. Son muy suspicaces estos mandos del poder militar, son los que cortan y dividen el pastel siempre, desde hace muchos años, como en los tiempos de Franco. O del gran Stalin.
El profesor Jordi sabe mucho de esas cosas, y todas las chicas de la Facultad de plaza Universitat viven humedeciéndose con él cuando lo escuchan. No me quiero ir, porque yo también soy de acá y nunca renuncié a la ciudadanía ni a mis raíces, pero me siento traicionado, defiendo muchas cosas de la revolución pero me siento traicionado, digo. Soy un poco de acá y un poco de allá. Si lo que opinas no se parece a lo que el Estado quiere escuchar, pues ya estás metido en un barullo, que si estás trabajando para los americanos, que si eres un espía del famoso imperio, que si esto, que si aquello. Que por qué se me publicó esa novela fuera y no la presenté en alguna de las editoriales del país. Y sí, cuando me llevaron a los diecisiete años para aquel infierno de Yapla Cateman, pues sí, ahí se me torturó, los periódicos no hablan de eso pero sucede, yo lo viví, no me lo contaron, lo viví. No me dieron golpes directamente, pero me lastimaron. Me esposaron desnudo en un cepo metálico y ahí estuve más de siete horas, y pasaban los maricones y la gente de otros bloques y me decían cosas, que si era lampiñito y una cosa muy rica esa, que si ya había probado, que si era virgen.

sábado, 12 de octubre de 2019

La perla......Aldo Guardatti

A veces siento en el alma
grano de arena muy fina,
que habrán muchos de ignorarlo,
pero que a mí me lastima.
Entonces lo voy cubriendo
con versos que lo suavizan,
versos que son como vendas,
que van ornados con rimas
para tratar de cubrir
esas filosas aristas
que me hacen doler el alma
como si fueran espinas,
que a casi nadie le importa,
aunque a muchos debería.

lunes, 30 de septiembre de 2019

Tulipán rojo......Esther Benito Molano*

Mención Especial del Jurado del III Concurso Litteratura de Relato

Once de abril. Otro tulipán más. Desde hace dos años, este día no dejan de llegar esas flores. Y ¿por qué será? En todas pone el nombre de mi abuelo como destinatario. ¿No será que tiene una admiradora secreta?... Dispuesta a acabar con mis dudas, he decidido preguntarle:
Abuelo, ¿a qué se deben tantos tulipanes rojos?
Silencio. Su rostro, como siempre. Ni una leve sonrisa, inexpresividad. ¿Le habré hecho algo para que se muestre tan serio? Más silencio.

domingo, 22 de septiembre de 2019

Ciertas transmigraciones......Maximiliano Sacristán*

Finalista del III Concurso Litteratura de Relato

Foto: Jacob Jordaens, Diógenes buscando a un hombre honesto
Me gano la vida como sereno en una fábrica, y anoche se me ha roto la linterna. Herramienta de trabajo, que se dice. Así que al regreso, en vez de acostarme a dormir, salgo a buscar algún tallercito que la repare. Avanzo por la vereda oeste, la del lado del sol. De repente, un tipo que me cruza por la de la sombra me observa un instante, sonríe y me grita, jovial:
―¡Adónde va con esa luz en pleno día, don Diógenes!
Yo observo mi mano derecha aferrando el aparatoso cilindro de guardián y recuerdo la famosa anécdota. Para completarle la chuscada, le replico al extraño con una sonrisa de connivencia:

sábado, 14 de septiembre de 2019

Huida......Paola Rinetti*

Finalista del III Concurso Litteratura de Relato

Foto: Guillermo del Toro, El laberinto del fauno
Se apartó las ramas del rostro, arrancó los pastos de raíz y salió de los tupidos arbustos en los que se encontraba. Se dejó caer boca abajo sobre el raso césped y guardó silencio.
Estaba descalza y con ropa de cama. Tenía notables marcas y raspones en sus brazos y manos, y las plantas de los pies magulladas. El sol ya había caído. La altura de las hierbas superaba mucho la de ella, por lo que la falta de visibilidad le hizo perder la noción del paso del tiempo.

viernes, 6 de septiembre de 2019

Ponerse de moda......Mamen Monsoriu*

Mención Especial del Jurado del III Concurso Litteratura de Poesía

Foto: Página de la autora en Facebook
Debería ponerse de moda darle la vuelta al mundo en 80 versos.
Saber que el superior es el ser, y nunca el humano.
Tener la primera palabra. 
Evitar la última.
La independencia física.
La emocional.
Debería llevarse dejarse llevar.
Comer a deshoras. 
Dejarse en el plato el que dirán.
Debería estilarse querer a tiempo.
Jugar sin intención de salir ileso.
Agotar hasta el último de los intentos.
Salir a flote y no de copas. 

jueves, 29 de agosto de 2019

Recuerdo subconsciente......Christian Carbajo García*

Finalista del III Concurso Litteratura de Relato

Foto: th.com.ar
Abandonan, primero una y luego el otro, la habitación del hotel. Una escena coloreada con rojo oscuro mezclado con marrón y ribetes grises azulados quedaría grabada a fuego en sus cabezas. La clave estaba ahí, aunque los ojos no querían verla. Un saludo entre desconocidos, una conversación banal, un beso distraído. Todo estaba ahí horas antes de que él llegara a la habitación y los matara, para luego unirse a ellos.
         Lucía y Miguel ya habían testificado ante el comisario, fueron los primeros en ver la escena, pero no los primeros en llamar a la policía, ni los primeros en gritar al ver los cráneos de sus dos amigos aplastados contra el suelo.

miércoles, 21 de agosto de 2019

La iglesia y el aparcamiento......Alberto Arecchi*

Finalista del III Concurso Litteratura de Relato

Foto: Iglesia de San Miguel de Pavía
Vivo en una ciudad de orígenes antiguos, que fue la capital de un reino bárbaro, y guarda sólo memorias muertas. En las nieblas del otoño, la realidad se desvanece indefinida, todo orgullo se convierte en presunción y cada promesa es un sueño destinado a nunca ser realizado. Aquí y allí, bajo los revoques, afloran fragmentos de arquitectura religiosa o civil. La obra maestra es la iglesia románica de San Miguel, antiguo lugar de coronación de los Reyes, que ha sufrido mucho debido a las manipulaciones, modificaciones y renovaciones.
         Monstruos, hombres que luchan con dragones y otras figuras horribles corren por las paredes de la basílica en una saga indescifrable para nosotros. Pero sin duda no era una diversión libre: estas imágenes tenían que "hablar" al hombre medieval con un lenguaje simbólico preciso, bien anclado en su imaginación. Hoy en día, la erosión de la piedra nos está privando de estos relieves. Una interpretación completa de los ciclos de esculturas y bajorrelieves debe tener en cuenta también el juego de luces y sombras que en distintos momentos, en el flujo de los meses y las estaciones del año, el sol provoca en el monumento, como un buen músico haría con un instrumento bien afinado.

lunes, 12 de agosto de 2019

Ausencia......Gustavo Alfonzo Quiñónez*

Finalista del III Concurso Litteratura de Poesía

Foto: www.ghiroph.com
Caminos de regreso a la casa materna
Olores encontrados, efluvios de playa,
de niñez, de nostalgias
Recuerdos de exquisitas mañanas.
Él llega a su puerta:
Su madre al trasluz del albor matinal,
aroma del pan, café de añoranzas.

Evocaciones perdidas
en los rotos atardeceres de la memoria
Atardeceres de mar.
Hoy regresa un año después de su incierta ausencia
Incierta, porque ella siempre está presente.
Pero ahora ya no está.
Inesperados giros de la máquina poderosa del destino
¿o acaso azarosos designios de lo inevitable?

domingo, 4 de agosto de 2019

Comme il faut......Agustín García Aguado*

Finalista del III Concurso Litteratura de Relato

Foto: Friedrich Wilhelm Murnau, Nosferatu
Nadie podía juzgarme, nadie, por la sencilla razón de que no existo. Esa idea me atenazaba cuando, arrodillado como un espectro galante, buscaba por debajo de la cama los zapatos extraviados de Laura, después del último apagón. En medio de tanta oscuridad me surgieron dudas más que razonables, pero esas cuestiones menores era mejor dejárselas al género humano. Nada tenía que ver con mi naturaleza de alma contrita y burlona que acababa de cumplir cuatrocientos siete años como si tal cosa. Debería estar reptando por la casona, asustando a los gemelos, abriendo y cerrando puertas, pero no, toda mi actividad se limitaba a complacer a la señorita Méndez. Resumiendo, me pasaba el día con una sonrisa meliflua de parietal a parietal como un idiota con acné. Intentaba, incluso, repeinarme ante el espejo del lavabo o del tocador sabiendo que, en el fondo, la única proyección posible de mi imagen consistía en un rostro descarnado y sin mirada. Cuando Laura salía al jardín en verano, yo la espiaba. Si se ausentaba para asistir a sus clases de Arte, me empezaba a entrar una comezón que terminaba hundiéndome en un hipido de ánima ociosa. Y es que estaba enamorado, lo confieso. Más de cuatrocientos años hurtando la paz y el descanso a aquella estirpe tronada de los Méndez Galván, con ocho generaciones a las que yo mismo me había encargado de amortajar para que ahora, por una simple finta del destino, viniera una niñata, con ojos relampagueantes de diosa, eso sí, y me diera calabazas. A mí, que en 1587 supe conquistar una a una a todas las novicias del convento de San Martín. Ellas sí que entraron con buena doctrina en mí, y yo entré en ellas, como buen doctor de la Iglesia, transparente y seductor entre vísperas y maitines. Pero el pasado, pasado está, pensaba con un exceso de humildad. 

sábado, 27 de julio de 2019

El tiempo a tu favor......Mayra Jhoana Castillo Ureta*

Finalista del III Concurso Litteratura de Relato


Foto: www.Photos.com
Lo vio salir de casa a la hora de siempre, con el maletín de siempre, tan atractivo como siempre. Sus ojos parecían mirar a todas partes, pero nunca se fijaban en ella. Se acomodaba el ondulado cabello con los dedos mientras miraba la hora en su reloj y bebía un sorbo de café, finalmente extendía la mano, tomaba un taxi y se perdía en las autopistas de la inmensa ciudad.
         A ella parecía no importarle tener que recorrer más de treinta kilómetros con tal de verlo, sorteaba audazmente el tráfico, el ajetreo, las personas y los incómodos ladridos caninos, volaba entre las nubes, no le importaba nada si con eso conseguía tan sólo un minuto para admirarlo.

viernes, 19 de julio de 2019

Colmenas del pasado......Natalia López Lago*

Finalista del III Concurso Litteratura de Poesía
Foto: www.sp.depositphotos.com

La respiración se vuelve
cada vez más sólida
en aquel gélido ambiente,
mientras cruzo la habitación distraído,

como tantas otras veces.

Pasan varios minutos hasta darme cuenta
de que doy vueltas en el mismo espacio vacío,
ensordecido por el lejano eco de tus pasos,

que poco a poco crece en intensidad
hasta volverse insoportable.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...