sábado, 25 de agosto de 2018

Efigenia......Alejandro Arzayus García*

Segundo Premio del III Concurso Litteratura de Poesía

Mi abuela naufraga en su memoria
Foto: Lee Jeffries, Portraits of the Homeless
tejiendo sombras al compás de unos ojos
que se cansaron de velar su tiempo
y que prefieren esconderse en los recovecos
del pasado.
Sus ojillos cansados vislumbran
los años del maracuyá dulce y de la papaya
inédita derretida entre sus manos
antes de saborear la pulpa de sus treinta años
y el olor de la leña
tosiendo llanto y humo a desiguales partes.
Los nombres suponen figuras ancladas
en un tiempo remoto de úteros azules
y madrugadas tibias compartidas por ese carrusel
de hijos y nietos que se esconden en cajones de madera
con aroma a antaño.
Desde la silla, próxima a la ventana
otea un mundo que ya no le pertenece
y las buganvillas le recuerdan que el tiempo
no tiene memoria y el sueño supura un manantial
de caricias heredadas sin futuro.
Mientras duerme, el tiempo la persigue
pero ella escapa, siempre sin rumbo
y su única preocupación es moler la soledad
del que se ha fundido por completo
en sus recuerdos                                
y su gesto mayestático y último consiste
en escupir como hastiada renegando
de lo áspero y agrio de este mundo.



Alejandro Arzayus García
* Nació en 1986 en Bogotá (Colombia). A los 14 años, su familia emigró para España, a Asturias. Cursó estudios universitarios y de postgrado en la Universidad de Oviedo, y es miembro de la asociación de escritores de Asturias, con quienes colabora habitualmente. Desde 2014 reside en Pamplona. Se declara amante del cine de autor, del arte urbano, de la pintura, el realismo sucio y, sobre todo, la poesía: es un gran aficionado a la poesía social, la poesía oriental y los poetas malditos.Tiene especial debilidad por la poesía oriental minimalista: los Haikus y los Tankas, y siente devoción por los autores de la generación Beat y los poetas simbolistas franceses. Son muchos los autores que lhan influido, tanto en temática como en forma; no obstante, inició su andadura tras asistir a un curso sobre la poesía de Ángel González. Sus poemas giran alrededor de temas humanos, tan necesarios como inabarcables: el desarraigo, la soledad, el desamor, la derrota. Sostiene que la poesía es un grito. Un grito desesperado que se sirve de un medio de una expresividad insoslayable. Para él, todas las disciplinas artísticas están interconectadas, por lo tanto es normal en su obra encontrar guiños a artistas de otros campos: pintores, cineastas, novelistas. Siempre ha creído que la poesía nace de una incapacidad: la incapacidad de plasmar los estados del alma con las palabras justas. Esta incapacidad y la melancolía son su sustrato. Colaboró en el Fanzine Letra y puñal nº 6 (2012), y ha publicado los libros La catarsis de un bufón sin nombre (Editorial SELEER, 2013), Primavera eterna, con varios autores (Minimal, 2015), Poemas para Warta y el súbito despertar del tiempo (Mystica, 2016), la antología Oviedo, libro abierto (Ediciones Trea, 2017) y la plaquette Ellas (2018). Segundo Premio del III Concurso Literatura de Poesía.

2 comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...