martes, 21 de marzo de 2023

La fragancia y la cajera......Rafael Rodríguez Matarredona*

Finalista del IV Concurso Litteratura de Relato    

Hay en el perfume una fuerza de persuasión más fuerte que las palabras, el destello de las miradas, los sentimientos y la voluntad.

PATRICK SÜSKIND, El perfume

Foto: Adobe Stock
En esos precisos momentos, buscaba gomina para el pelo. Yo, cuando acudo a un supermercado, voy siempre acelerado, se me olvida más de la mitad de lo que mentalmente he preparado me niego a escribir listas, y cuando estoy cogiendo un producto, ya estoy pensando en el siguiente. No voy nada concentrado, vaya. Me llevo mis broncas después, por supuesto. Y esa tarde, tenía básicamente dos anhelos que jerarquizaban mi listado mental: la gomina y un ambientador.
          La elección adecuada de un supermercado de
barrio, el que te saca de apuros en el día a día, no el de la macrocompra, se basa en diferentes parámetros personales: el orden, la cercanía, las cajeras y poco más. El que yo he frecuentado los últimos tiempos poseía estas virtudes para el hombre moderno: muy ordenadito todo, casi al lado de mi casa, y una cajera con mirada penetrante, así como conducta silenciosa, cómplice y algo cautivadora.

martes, 14 de marzo de 2023

El despertar de la musa......Javier Martín Miró*

Mención Especial del Jurado del IV Concurso Litteratura de Poesía

Foto: Olatz Díaz Ilustration, Calíope

No aminora la mañana tu mansa pereza,
la intensidad del sol que excita, turgente, a todas las hormonas.
Sólo tu luz emana vibraciones en el viento al despertar.
Tú disipas vapores en los cristales, suspirando,
breves indicios del día que la brisa fría empaña.
Deja el rocío de reinar sobre los pastos.
Dejas abrir los pétalos, como tus párpados.
No aminoran la marcha los rojos pezones, al abandonar
el cálido refugio tenue que la blusa ampara.
Sueltas tus huesos libres, desperezándote.
Surge vida esfumada en rincones lejanos...
Se hace presente el deseo, caricia extraña.
No es la lenitiva resaca la que marca el tiempo, a tu pesar,
sino el tirano reloj y sus agujas furtivas,
que brindan la urgencia.
No reprimen los pájaros su trino ni tu dulce gemir,
sólo se evanece el alba en desconsolada huida.
Tierna, espléndida y desnuda en esa cama, al despertar;
pareces Noelia, Friné, Calíope y Urania.

martes, 7 de marzo de 2023

El nombre......Emerio Medina

Foto: Mihaela NorocEl atlas de la belleza,
La Habana
 … Pero el nombre se había quedado rebotando en las paredes. Rufino Leyva lo oyó descolgarse desde el techo y reptar por el piso de tierra. Y lo oyó más tarde, bajo la almohada, cuando trataba de dormirse por cuarta vez...
       Para entonces habían vuelto a crecer las cañas. El agua de las últimas lluvias de diciembre se empeñó en arrastrar todas las sales de la tierra, y en la brisa flotaba el olor dulzón que los cañaverales maduros dejaban caer sobre las guardarrayas. Los hombres eran escuálidas aves amarillas saltando entre los camellones del camino húmedo. Acompañaban el tabaco y el morral con el tintineo de las cantimploras de aluminio. Pronto el humo de los tabacos terminó por barrer los olores de hierbas que subían en remolinos invisibles, y el aire se fue llenando con las imprecaciones y el griterío de los macheteros. Pancho Cervera aspiró el aire sobre el tallo más próximo y suspiró con fastidio.

martes, 28 de febrero de 2023

Los pinceles......Alicia Malère*

Finalista del IV Concurso Litteratura de Relato    

Foto: Guido Buffo, fresco de la capilla de Villa Leonor
Me senté en la pirca de adelante y allí se treparon los dos.
Vamos a visitar una casa muy especial que está en un monte alto, y a la que se llega cruzando un puente por donde pasa un río ancho y caudaloso. No hay que caerse, porque tendría que llevarles otro conjunto más de pantalones y remeras extras, y ya no tengo más lugar en mi bolso les dije.
Los dos me miraban con sus ojos muy abiertos y esa carita de sorpresa que tanto nos deleita a los papás.

martes, 21 de febrero de 2023

El otro lado......Raquel Sánchez López*

Finalista del IV Concurso Litteratura de Relato   

Foto: www.mundoesotericoparanormal.com
Cruzar, el otro lado

Siempre ha soñado con anhelo ir más allá de la verja. Pasear por sus verdes campos, sentir la suave arena de la playa bajo sus pies, deleitarse con el amarillo intenso de sus milagrillos, corretear bajo la sombra de las palmeras. Allí todo es fértil, todo natural, todo puro. Aquella parte del mundo es un paraíso donde les está vetado entrar. Agarrada a los finos hilos de hierro, observa un lugar idílico, tan cerca de ella y tan inalcanzable a la vez que la hace enloquecer con la idea de llegar hasta allí. 

martes, 14 de febrero de 2023

Al sur de la garganta......Yans González García*

Finalista del IV Concurso Litteratura de Poesía    

A Carilda Oliver Labra

Foto: Carilda Oliver Labra (fotosdlahabana.com)
Al sur
siempre al sur
gotea la isla
y una mujer que no se parece a nadie
(sucumbe)
estalla
alcanza la metáfora inadvertida
la silueta que va pariendo su dolor extraño

casi inocente una
es otra
el rostro escondido
la garganta flexible
aquella imagen de muchacha

con ese suave rencor que la habita
vive la historia acumulada
extraña como cualquier ave exótica
vive la luz
en cada rincón de Tirry 81

martes, 7 de febrero de 2023

El tiempo y sus conspiraciones......Ezequiel Varone*

Finalista del IV Concurso Litteratura de Relato   

Foto: prostooleh (www.freepik.es)
Todavía tenía tiempo, pero el tempo urbano lo mantenía en vilo por la inercia. Sentía que podía hacer otras mil cosas antes de que se hiciera la hora para tocar el timbre. Faltaban diez minutos, en realidad once y veintisiete para él. Se acomodó en un banco de la plaza que separaba la parada del colectivo del que se acababa de bajar de la oficina a la que tenía que ir. Miró el reloj, aún a sabiendas de que no había pasado más que un puñado de segundos. Llevó los brazos al respaldo y fingió la postura de una persona que podía disfrutar de esa tarde en la plaza; sólo lo hizo por hacer algo. 

martes, 31 de enero de 2023

Camino de cabras......Emerio Medina

Foto: www.pinterest.fr
Por estos montes no se puede andar de noche sin haberlos recorrido primero a la luz del sol. No se puede caminar seguro sobre estas piedras resbalosas, estos roquedales traicioneros de serpentinas se deshacen cuando el pie no asienta bien. Solo descuidarse un poco y el pie resbala sobre las puntas de las rocas. Porque ahora todo es bajada. Bajada de tresmil metros. Dice Camilo que hay más. Y yo digo que hay seismil por la carga que llevo sobre los hombros. Son cien libras de café. Tresmil metros de bajada por este camino de serpentinas resbalosas con cien libras de café sobre la espalda. De noche. Vamos con la vista baja para adivinar los huecos. Para recordar dónde están y no partirnos un pie. Y para cuidarnos de las zarzas. Ya cuántas veces nos hemos ensartado en las espinas, como peces. Pero no somos peces. Vamos bajando desde los cafetales. Vamos a pie, con miedo a resbalar en estas piedras sueltas del camino. Vamos saltando desde arriba, esquivando las espinas de las zarzas. Bajamos como los chivos por estos roquedales, pero no somos chivos. Somos nosotros. Vamos bajando cargados de café por este camino de cabras. Café robado. Uno pudiera pensar que nada bueno nos espera. Uno pudiera pensar eso. Pero vamos juntos. Camilo y yo vamos delante. Desde acá vemos las luces del pueblo y nos detenemos a esperar.

martes, 24 de enero de 2023

Que doce años no es nada......Sandra Pérez de Andrés*

Finalista del IV Concurso Litteratura de Relato   

Foto: Blanca Suárez, Amaia SalamancaMacarena García y
 Belén Cuesta en A pesar de todo, de Gabriela Tagliavini
«La vid». Así se llamaba un restaurante de carretera de una pequeña localidad de la costa. Y
allí fuimos a parar por casualidad cuatro amigas un domingo de aquel agosto que agonizaba sin piedad. Apurábamos el verano de un sorbo con avidez, como quien se bebe la última copa en un garito al filo del amanecer. Risas. Bromas. Confidencias. Durante el estío los problemas son menos problemas, y en ese viaje relámpago de fin de semana, nos habíamos propuesto que nuestras preocupaciones se desvanecieran. Nos sentamos en la terraza de aquel pintoresco mesón a almorzar. Nos debatíamos hambrientas entre pedir raciones o el menú del día cuando, de repente, apareciste de la nada para tomarnos nota, rezumando hombría. Me quedé sin respiración. Moreno. Alto. Guapo. Atlético. Simpático. Y con una sonrisa que derretía los hielos del tinto de verano que en ese momento yo sostenía en la mano. Cuando me tocó el turno para decir lo que quería comer, me sentí palidecer. 

martes, 17 de enero de 2023

Verano......Guillermo Iglesias García*

Foto: Ariadna Valentin
Finalista del IV Concurso Litteratura de Poesía   

Doy gracias porque los veranos
siempre les conceden
una segunda oportunidad
a los amantes que fueron
pasajeros una noche.

Me acerqué de nuevo,
llevando en el cuenco de mis manos
todos los miedos
del que ha visto ciudades
hacerse polvo y ruinas.
Y me recibió sin temer al fuego
porque a diferencia de los árboles,
ella sabía bailar.



martes, 10 de enero de 2023

Despedida......Juan Carlos Petino*

Finalista del IV Concurso Litteratura de Relato    

En memoria de Daniel Ricardo Marino (1955 - 2020)

Foto: www.istockphoto.com
¡Dos cortados! No… disculpe. ¡Mejor traiga dos cafecitos! exclama el cliente mientras el mozo se retira confundido, acariciando la mesa con su mirada.
          La lluvia barre con inclemencia la avenida y la vereda del bar, como si desde el cielo se dispararan armas de fuego con balas de agua. Algunas gotas logran alcanzar los ventanales y describen en los cristales trayectorias caprichosas al ser impulsadas por caóticas ráfagas de viento.
        Se ven pocos autos y ningún transeúnte. Aquí dentro las mesas están aburridas de ver a las sillas jugar en rondas solitarias, la tormenta ha obligado a los parroquianos a refugiarse en sus hogares. Sólo ésta se ha ocupado, ubicada al lado de una de las ventanas.

martes, 3 de enero de 2023

Ruleta rusa......Héctor Daniel Olivera Campos*

Finalista del IV Concurso Litteratura de Relato    

 ¡Feliz Año Nuevo para tod@s!

Karen Foley Photography
         —Muchas Anas veo yo aquí certifica Emma en lo que pretende ser un chiste.
         Las mujeres están sentadas alrededor de una mesa redonda cubierta por un tapete verde. La habitación se halla sumida en una penumbra densa; una lámpara colgante, que parece sacada de un billar, arroja una amarillenta luz cenital sobre la mesa.
          —Dos de tres —apunta la española con gesto fúnebre.
        —Bien, dejémonos de presentaciones —interviene enérgicamente la rusa—. Hay mucho dinero en juego, ya conocen las instrucciones, la que gane se lo lleva todo.

martes, 27 de diciembre de 2022

Gota......Oscar Alberto Samoilovich*

Finalista del IV Concurso Litteratura de Poesía 

Foto: Michael Henke, Paisaje corporal con gotas de agua 
Soy la gota persistente, permanente, perseverante.

Que se niega a evaporarse en tu olvido.

Te seguiré, te buscaré, te atraparé.

Para empaparte de mi recuerdo, de la vida 

compartida. 

Soy la gota. Insistente, resistente.

Rociaré tu nariz para que percibas el aroma de mi 

presencia.   

Salpicaré tu oído para susurrarte mis nostalgias. 

Mojaré tus labios para recordar el beso último y 

primero.      

Gotearé tus ojos para que lagrimees mi ausencia.

Irrigaré tu nuca para deslizarme, travieso, 

por tu espalda hasta el canal de tus nalgas. 

Nunca te abandonaré. Constante, paciente, te perseguiré.

martes, 20 de diciembre de 2022

Mariela......Emerio Medina

"Este es un cuento de mis inicios. Debe ser el cuarto o quinto que escribí...", nos revela Emerio Medina. "Y me siguen gustando las imágenes que logré construir." Imágenes y situaciones que suelen pasar inadvertidas para el observador común, añadimos nosotros, pero que bajo la mirada lúcida de un escritor de raza, nos muestran al desnudo un país (Cuba) y una época. "Mariela" se publicó en 2007, dentro del libro de relatos Rendez-vous nocturno para espacios abiertos (Ediciones Holguín), y su autor ha tenido la gentileza de revisarlo 16 años después especialmente para l@s lector@s de Litteratura. Para celebrar la entrada en el Año Nuevo 2023 por anticipado, hoy os ofrecemos en exclusiva esta nueva versión corregida de "Mariela".

 
Foto: Paco Luna, Kenia
Hay un camión en la terminal, es de los grandes, transporta pasajeros entre Holguín y Mayarí, entre Mayarí y Holguín. A veces carga sal y mercancías, o hace algún tráfico ilegal. Si alguien lo paga bien, llevará alguna mudanza, o puercos cebados, no importa que se pegue el mal olor. Siempre habrá quien lo lave, el chofer pagará. Nadie sabrá de dónde sale ese tufo. Culparán al vecino de asiento. La gente lleva cada cosa en los bultos. 
          Es un buen camión. Está listo para seguir haciendo el viejo cuento bajo la lluvia, o al sol, en viajes de vira y bota en las carreteras interminables de Oriente. Un día llegará también hasta Moa, regresará con las ruedas y el chasis manchados de polvo rojo, el chofer no podrá negar que estuvo allá. Vendrá lleno de pasajeros cargados con pesados bultos de aceite de coco y bolas de cacao, se detendrá por el camino, recogerá más gente y más bultos. Alguien protestará, aquí no cabe más nadie, qué se piensa el chofer. Él dirá que se aprieten, ahí caben cuatro o cinco más, el camión está hecho para eso, qué se creen ustedes, no voy a dejar a esta gente, ellos también tienen derecho. Llegarán al destino, guajiros de mierda, les haces el favor y ninguno viene a agradecer. 

lunes, 12 de diciembre de 2022

Comienzo del espacio publicitario......Carlos Orellano*

Finalista del IV Concurso Litteratura de Relato   

Foto: www.mejorconsalud.as.com

Ni siquiera en aquel vívido obsequio del subconsciente, Ezequiel podía creer que se encontrara durante más de cinco segundos frente a aquella majestuosa mujer a quien tantos años había dedicado su indisimulada atención, aquella proclamada protagonista de todas y cada una de sus despiertas y húmedas fantasías, por la que era capaz de vender su alma al diablo; ¿acaso ya había firmado el contrato?... Sin previo aviso, sus labios se entrelazaron jadeantes entre sí, y la lengua, revoloteando en su interior, le despertó la libido como nunca antes... Sus compañeros de oficina transitaban por los corredores de sus cubículos, mientras ellos entrelazaban los cuerpos en un revuelco frenético que terminó por arrojar la computadora, una montaña de papelerío y todos los elementos de escritorio al suelo, tal como si se tratara de un acontecimiento digno de interrumpir toda rutina laboral; hasta que de repente, ella se detuvo un instante para recobrar el aliento, elevó aquel torso provocativo por encima de su presencia recostada incómodamente, desabrochó botón a botón su escotada camisa blanca, y a punto estaba de quitarse el sostén cuando...

martes, 6 de diciembre de 2022

Por las dudas......José Luis Gonçalves

Finalista del IV Concurso Litteratura de Relato   

Foto: Lee Jeffries, Smoke Miami
Estaba colocando mercadería recién horneada en el mostrador de la panadería donde desempeño mi trabajo cuando lo vi entrar con su paso elástico y el pecho hacia adelante, como orgulloso gallo de pelea. En realidad, lo que era.
         —¿Cómo andas, Negro, todo bien? lo saludé.
        El Negro sonrió, mostrando la blanca dentadura que contrastaba con la oscuridad de su piel.
         —De diez contestó.
        —¿Qué te trae por acá? le hice esa pregunta porque me pareció que estaba allí no precisamente para comprar.
       —Estoy buscando al dueño, por una cuestión de sponsor me explicó.
         Yo lo conocía del barrio, y también del club de boxeo al que solía asistir al salir del trabajo, el club distaba pocas cuadras de la panadería.

martes, 29 de noviembre de 2022

Ariadna e Insomnio......Jorge Carreño Casadiego*

Finalista del IV Concurso Litteratura de Poesía  

Foto: Herbert James Draper, Ariadna

Ariadna

Teje el misterio con precisión quirúrgica:
Hilvana, con gracia, el hálito de dios,
el hilito de voz con que compone el día.
Suyo es el entramado; suyo, el tejido
que zurce la fe. Sus nudos atan 
la ternura a la eternidad,
la costura del sueño,
la ilusión.

Insomnio
Exhaustos, los párpados,
vigilan el curso de las horas.

martes, 22 de noviembre de 2022

El Brasileño......Mauro Cipolletti*

Finalista del IV Concurso Litteratura de Relato  

Foto: Lee Jeffries, Lost Angels

Algunos dicen que el Brasileño entró a la Argentina en la década del setenta por la triple frontera que une al país con Paraguay y Brasil. Que llegó escapando de un marido enojado y poderoso al que había robado la mujer. Incluso cuentan que el marido, muerto de rabia por no encontrarlo, ahorcó a la mujer y luego se suicidó. Otros dicen que es un perseguido político, y que llegó escapando del gobierno carioca. Algunos afirman que es simplemente un loco, uno de esos vagabundos errantes que andan por las rutas latinoamericanas y que tuvo suerte de no morir de hambre durante tantos años sin techo ni trabajo.
          Lo que sí sabemos es que llegó hasta un pueblito recóndito del norte argentino, y que hace años se encuentra encerrado en un psiquiátrico de ese pueblo, La Merced. Los enfermeros dicen que un día lo trajo un policía vestido de civil, que se negó a identificarse y a llenar los papeles que el caso requería. Sencillamente lo dejó en la puerta del hospital, como los padres perseguidos dejaban a sus hijos en la puerta de los orfanatos de película.

martes, 15 de noviembre de 2022

Vas a amar mis delirios......Mora Kuzmicki*

Finalista del IV Concurso Litteratura de Poesía    

Foto: Frank Diamond, Surface
No tienen idea de lo que pienso.
Creen conocerme,
creen saber cuál es mi arte y por qué escribo.
Mi arte sos vos.
Por vos escribo y florecen mis ideas,
que estaban casi muertas de sed.
Mi agua sos vos.
Arroyo fresco, vivaz, fiel arroyo verde.
Por vos río cuando veo el brillo gris de mis ojos.

Vos que podés decirme loca,
me vuelvo una tormenta
energética, viva.
Eléctricamente viva,
provocada por tu amor,
tu mirada que
me viste desnuda de calma y me desviste lenta de 
miedos.  
Ese momento
es porque vi el futuro. 

martes, 8 de noviembre de 2022

El dolor y la desolación de la Cuba profunda......Jordi de Miguel

Os Fantasmas de Ferro, de Emerio Medina, se publica en portugués 

Uno ha creído a veces, en medio de este camino sin orillas, que nada habría… al otro lado

JUAN RULFO, Nos han dado la tierra (“El llano en llamas”)


Portada de "Os Fantasmas de Ferro"

Por fin llega hasta l@s lector@s portugues@s Los fantasmas de hierro
—traducido y publicado por una editorial de Lisboa con buen olfato y nombre homérico: “Guerra e Paz”—, una obra imprescindible, destinada a convertirse en todo un clásico de la literatura en español si no lo es ya; del mismo modo que su autor, el cubano Emerio Medina, buen amigo y colaborador habitual de nuestro blog, está llamado a ser uno de los escritores que se citarán junto a los grandes maestros del boom latinoamericano. ¡Queda Escrito!
         La acción de la novela transcurre en Preston (la actual Guatemala), en el Oriente de Cuba, un pueblo paupérrimo y maldito desde que se cerró el viejo ingenio azucarero a principios de los años 90, que dejó en la calle directa o indirectamente a cinco mil personas; y al que ya no llega el tren de veinte vagones. Ahora sólo quedan las ruinas, como símbolos de la antigua grandeza perdida: el armazón de hierro de la central, junto a dos viejas locomotoras sin motor que ya no volverán a pitar, olvidadas en una explanada propicia para los encuentros de amantes clandestinos; y las líneas férreas oxidadas entre las que crece la maleza, que atraviesan un pueblo de calles mal parcheadas con caliche blanco, todo ello pudriéndose bajo el inclemente sol tropical.

martes, 1 de noviembre de 2022

Dos......Paola Andrea Rinetti*

Finalista del IV Concurso Litteratura de Relato  

Foto: Jack Nicholson en El resplandor,
 de Stanley Kubrick
Se quitó con sumo cuidado los tapones de goma que cubrían sus oídos y, aún sin abrir los ojos, comenzó a despojarse de las numerosas y pesadas frazadas y acolchados que la envolvían.
         Los tres buzos que llevaba puestos no fueron suficientes para mitigar el choque helado que su cuerpo sintió en cuando se puso de pie sobre el helado parqué. Dejó los tapones de goma en la mesita de luz y rápidamente se colocó varias capas más de ropa, ropa que se encontraba apilada en desorden sobre una silla junto a la cama matrimonial.
           Su respiración formaba nubecitas blancas en el ambiente. Tenía la nariz roja y los ojos llorosos. Un hilo de luz se colaba por entre los tablones de madera que tapiaban las ventanas de aquella habitación. Miró su reloj y, mientras leía las agujas que marcaban las diez y siete de la mañana, abandonó el cuarto luego de colocarse un par de borceguíes de cuero que apenas pudieron entrar por la presión que ejercían los numerosos pares de medias.

martes, 25 de octubre de 2022

Playa en Zanzíbar......Alberto Arecchi*

Finalista del IV Concurso Litteratura de Poesía     

Foto: Isla de Zanzíbar, Tanzania (www.blog.pangea.es)
Lluvia mansa, sin parar,
llueve sin ganas, con infinita
paciencia, como la vida
aquí, debajo del ecuador.

Por la noche, las olas generan
ruidos en el bosque de palmeras.
Ahora el agua se retira, dejando
franjas de arena,
piscinas de agua salobre,
cangrejos frenéticos corriendo,
lapas pegadas a las rocas.
Almejas pequeñas, tímidas,
se hunden en la arena que seca.
El arrecife es una cresta blanca,
más allá de una franja de mar
verde como esmeralda.

martes, 18 de octubre de 2022

Octubre, un cruel abril......Javier Luque*

Finalista del IV Concurso Litteratura de Relato  

A la memoria de Manuel Vázquez Montalbán, en el XIX aniversario de su muerte

April is the cruellest month, breeding

                Lilacs out of the dead land, mixing
                Memory and desire, stirring
                Dull roots with spring rain.

 T. S. ELIOT, The Burial of the Dead


Foto: Mónica Randall y Carlos Ballesteros en Tatuaje, de Bigas Luna
[1]

Charo me esperaba sentada junto al mostrador. Hacía dos años, había decidido escapar del hotelito rural, de Andorra y de mí, porque Andorra estaba demasiado cerca del detective y yo no era suficiente para romper amarras. Así que se parapetó tras unas gafas minúsculas de concha multicolor, se rodeó de libros y se encerró, gozosa de su silencio, en la más perdida biblioteca de La Pampa.
Aún me resultaba una incógnita cómo había conseguido el empleo, tan sorprendente para mí como oírle decir a Pepe que ella se había licenciado en literatura por la Universidad a Distancia sin que nadie lo supiese, ni siquiera sus compañeras.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...