jueves, 10 de junio de 2021

Otros juegos, otras herejías (Primera parte)......Ur Olivero

Foto: Hemingway e Inge Feltrinelli en Cuba
Mire, fíjese bien que el papel aguanta lo que le ponen, pero eso sucede donde quiera, acá y en la Conchinchina. Ya ni sé la cantidá de años que ese muchacho se fue de acá y ni tan siquiera una postal le ha mandado a la mamá. Eso no se hace, no está bien. A veces me da pena y me acerco a su casa y le llevo una mano de bungos, porque esa gente pasa un trabajo del copón. La pensión que cobran es muy bajita y no alcanza el dinero para nada, pero que para nada, bueno, la pensión que cobra el marido porque ella nunca trabajó. El dinero de acá de este país no vale nada, chico, para qué engañarnos, por eso le ha dado la matraquilla a los muchachitos de irse de acá, y venden lo que sea para reunir el dinero y largarse. No sé… No sé si fuera la cosa está como para vender todo y comprarse un pasaje y buscarse la vida por ahí. Unos dicen una cosa y otros dicen otra, y ahora le ha dado la matraquilla a las muchachitas de irse a bailar el tubo, que me agarre yo de dejar que mi nieta haga una cosa así, que vete a saber cuándo un señor se te acerca en un bar de esos y dios sabrá las intenciones que hay viajando en su cabecita, pues se van y después son los problemas. Yo le digo Mira, Yeilín, porque se llama así la hija de mi hija, que no sé por qué le ha dado a la gente de poner esos nombres que salen en las telenovelas o en películas de afuera, ni sé… Pues eso del tubo es que llegan a un bar y hacen una  componenda  con  el  jefe  de  ese  bar  para  bailar  en  blúmer  y  en  ajustadores,  y  toda  la  gente  ahí manoseándote con los ojos, cómo va el mundo, por cuanto en mis tiempos eso se veía, pero que ahora esas cosas se hayan vuelto como normales, y la mujer anda por ahí suelta en la calle que ya en la casa ni quieren estar, y esa moda de trabajar ella y ganarse los pesos, uff, no sé. Yo noto que andarán en algo raro con el Piter ese que se compró la casa de al lado, porque ese muchacho no es de acá, y como se compró esa casa pues a lo mejor tiene plata, y si ya está con metederas en casa de Ofelia, y Ofelia tiene una sobrina de viene de Báguanos los fines de semana, no sé ni qué pensar. Esa muchachita no tendrá entodavía los dieciocho años, así que no sé en qué andan. Ayer mismo fui y que qué tal, le pregunté así como el que no quiere la cosa. Y como los mandados no han llegado a la tienda, pues me dio por decirle si necesitaban algo, en el terrenito que tengo hay unas cuantas matas de plátanos y de malangas y otras cositas, y como mi nieto está fuera y nos echa una mano de cuando en cuando, la vida no es que nos sonría del todo, pero como se dice, Dios aprieta pero no ahoga. Para mí que se andan en algo con ese Piter, acá en esta isla hay que andar con mil ojos porque muchos sinvergüenzas vienen a coger mangos bajitos, seguro que en sus países no se les ponen tan fáciles las cosas con las mujeres, y viene acá y como hay muchas necesidades y se pasa mucho trabajo, pues ya se pueden ustedes imaginar, no es complicado, no señor, ¿tiene rayas y anda en cuatro patas? Pues un tigre, no hay que pasar por la escuela para saber eso. La del comité vino anoche y como sin querer, me preguntó qué tal la vecina, y que si cumple con las actividades del barrio y que si colabora. Que todo bien, le contesté. Ahora que no se venga con mucha preguntadera porque ya sabe todo el mundo en el barrio que su hija no es trigo limpio. Dejó el trabajo y ahora se compró esa muchacha una moto de esas que traen la gente de Panamá para revender acá en la isla, ¿y si no trabaja y no tiene dinero para una moto de esas, de dónde sacó el dinero? Además, que viste con mucha ropa de la gente de fuera, de la yuma, como dicen ahora. A esta isla la han querido joder siempre los americanos, pero eso no lo van a conseguir nunca porque no se lo vamos a permitir. ¿Que atacan? Pues les responderemos, no nos quedaremos con los brazos cruzados como si fuéramos unos guanajos. Qué bichos más bobos esos. Que ni se atrevan porque mejor que no, una tercera se arma, fijo que sí. El otro día la del comité nos hizo una charla sobre lo que pasa en Venezuela, que ahora los yanquis se están apostando en las aguas de las costas de ese país y quieren meterse con ellos, pues que no sean bobos y no se dejen engatusar y no sean guanajos. Ahí estaba su hijo, sin decir ni este pico es mío, y andaban hasta en un carro de esos que son de fuera y con un muchacho que ni sé si era de acá, y la del comité hablaron de los valores patrios y esas cosas, y la misma hija ahí en su cara dándose el buchito de ron con el muchacho ese, que tuve ganas de decirle, Mire, Ofelia, uno no puede ser candil de la calle y oscuridad de la casa, porque no se puede estar hablando de lo que hablaba y la misma hija burlándose en su misma cara. Llegué a casa hasta con dolor de cabeza y me tuve que tomar una pastilla para que se me fuera, porque después del noticiero quería ver un partido entre el Barcelona y el Real Madrid, qué clase de bronca se arma en los estadios esos cuando juegan estos dos equipos, acá en el Latino de la capital no es nada para lo que se forma por esos sitios, que dicen que hasta encordonan todo el estadio para ver si la gente pasa bebidas y armas al campo para después formar sus chanchullos. Yo pienso que uno tiene que ir a esos lugares pa pasárselo bien y no meterse en broncas. Pues me tomé la pastilla y después ya pude ver el juego. A ver cuándo al fin viene mi nieto, y creo que se vendrá con una novia que se echó en Barcelona, no es seguro, pero según lo que hablamos el otro día cuando llamó, creí medio entender eso. Veremos por dónde le entra el agua al coco. Ahora que me recuerdo tengo que tumbar unos cocos, está un poco alta la mata, pero trataré. Y tengo que quitarle del tronco toda esa cantidad que le asfixia las raíces, a los árboles hay que dejarlos respirar, ellos tienen derecho como nosotros. Mi mujer dice por qué no hacemos paletas, que las vuelan los muchachos de aquí de al lado de la secundaria, ufff, y no hace falta sacar licencia, para ese dinerito no es necesario ir al municipio a sacar licencia ninguna, pero hay que andar con cuatro ojos, le digo, ahora están metiendo multas por todo, que Nora, la que vive detrás de Correos, lo hace y que no pasa nada, Nora es Nora y nosotros somos nosotros. Que Nora haga con su vida lo que quiera, pero nosotros no podemos estar copiando a la gente, y que no estamos tan apurados de dinero como para estarnos arriesgando a que nos multen, le digo. Ay, Eusebio, tú siempre maleando las ideas que se me ocurren, le digo que eso no es una idea sino un despropósito. Y que cuanto más estén agarrando a la gente y que sale por la tele, que los cogen en esos dimes y diretes de cosas del Estado, pues que está para eso la policía, que a ver en qué andan esos, y qué llevan, y cuánta gente los visita y para qué. Ahora no sé para qué nos llamó Ofelia, que en un rato se pasa un momento para comentarnos no sé qué cosa de la vecina de al lado y que trae un papel para que firmemos. La que agarró el teléfono fue mi mujer. Y veremos de qué se trata el papelito ese, ya les digo que el papel aguanta lo que le ponen. Yo antes ni a jodía firmaba un papel así a lo loco, que por eso que hay millones de negligencias en el municipio, como no están pendientes de lo que tienen que estar pues te dicen fírmame aquí, señor, y luego en casa te encuentras que hay lo que conviene que haya, y cuando hay que arreglar pues búscate un cuño pa eso, y un cinco pesos de cuños para esto otro. Estuve a punto de decirle medio en broma a mi mujer, Oye, búscate un temba que te mantenga, chica, pero mejor no, porque si se le revira el coco va y me puede soltar Oye, en esta semana no cocino, así que arréglatelas como puedas porque voy a ver novelas. Y bueno, como mi mujer es la mejor cocinera del mundo, no puedo arriesgarme a perder ese pargo, que luego para pescar hay que salir mar afuera y estoy muy viejo para eso. ¿El papel? No solo aguanta lo que le ponen sino que a veces dicen una cosa y están diciendo por detrás otra, por eso hay que estar alerta. Veremos lo que se trae entre manos esta mujer, pues tampoco es muy trigo limpio que digamos, su misma hermana, que vive en el mismo edificio, todos en el barrio sabemos que vende ropa por la izquierda, como decimos por acá, así que no se ande con mucho… El otro día la vecina me preguntaba que qué pasaría, que su hijo no le manda ni siquiera una postal, se fue del país hace mucho tiempo, y nones, nada de nada. Eso no se hace, cuando los muchachos se van por ahí a mataperrear y a buscarse la vida como quien dice, pues no es justo que hagan eso, pero nunca se sabe, él se fue de acá de la isla muy molesto con la mamá, porque la mamá no se ocupó de visitar al papá cuando lo tuvieron en la sombra por andar en conversa y diretes con los extranjeros que llegaban al puerto cuando Lengua de Pájaro era quien era, ya no, ya todo esto se ha quedado muy desolado, lo que hacen los jóvenes de acá es agarrar los matutes y largarse para la capital, y de la capital irse para fuera. Esto está del carajo, y los alimentos y esas cosas se ponen más caros cada día, así que ya se pueden ustedes figurar. Y como los americanos sigan en su fastidio de estar queriendo esto para colonia, pues ni se sabe dónde parará esto cualquier día. De colonia nada, que ni se lo piensen. Esto cada día se pone más malo con eso que anda, pero la gente no hace caso y luego se quejarán de que el país no hace nada, para criticar siempre aparecen más que para proponer, así que ya se pueden ustedes figurar. Pasó un señor vendiendo unos pescados y que tanto, que por qué tan caro, que ahora la cosa está mala, me dice. Y que a un primo suyo que vive ahí en la Caballeriza lo acaban de meter en cana porque mataron una vaca y se la comieron, que aquí en este país es mejor matar a una persona que no a una vaca, Dios me libre de decir esas cosas, no hay que matar a nadie, pero una vaca en esta isla es sagrada y se penaliza, no se puede, ni los dueños de ellas se las pueden comer, hay que rellenar un montón de papeles para justificar unas cuantas cosas, así es la burocracia en el mundo, no es solo acá, mi nieto me dice que allá por las Españas también sucede, que un poquito menos pero que también hay que hacer un millón de papeles para cualquier guanajá, o tontería, como se dice allí. Que ahorra para ver cuándo viene y que no se olvide de traerme la linterna, y que si me la trae con pilas pues mejor, que espera que en el aeropuerto no le pongan peros ni trabas, me dice que si tiene que tocar a alguien para que mire para otro lado pues que lo hará, le dije sin decirle que esas cosas no se hacen, que mejor marchar por el camino correcto, el asunto es que uno nunca sabe quién está detrás de esas llamadas y mejor no meterse en problemas, que estamos en una isla y al estar rodeado de agua por todos lados, eso no está bien. Al final, donde la vecina hicieron un motivito con los amigos esos del cumpleaños, la cosa no pasó de ahí pero ya les dije que hay que andar caminando sobre jabón, porque sin querer resbalas y te caes, y sin querer también pero queriendo, te albergan unos cuantos años a la sombra. Ya se verá dónde termina eso, pero esta gente no acabará en nada bueno en ese tipo de metesón y con esa gente que no son de acá del país. Aquí se respetan más a los extranjeros que a la misma gente de acá, ¿por qué? Pues no lo sabemos bien, pero ocurre. Mi nieto dice que allá en Cataluña, donde vive, ningún forastero venga del país que venga tiene más derecho ni ventaja que ningún catalán, es que acá vivimos del turismo, claro que eso no justifica nada, pero a esas personas hay que tratarlas de butin, porque si se van incómodos, o enfadados como dice mi nieto, pues no vuelven y se ponen a malparir esto, y mejor que no. Bueno, traen la plata, al no tener muchos recursos esta isla pues tiene que depender de las muchas importaciones y de los que vienen de fuera a gastar su dinero acá, que hasta vienen muchos viejos a buscar muchachitas jovencitas para hacer sus cosas, que ya se ha dado el caso de que la policía ha pescado a gente haciendo eso. Yo acá en este monte perdido, con sus cosas buenas y no tan buenas, pues no se me ha perdido nada por ahí, así que por acá me quedo, el mar lo tengo cerca y cuando un día me dé por ir a echar unas pescada para ver si se me pega algo, pues a lo mejor tengo suerte y vengo con un par de pargos y hasta me puedo buscar unos pesos vendiéndolos, bueno, es que para eso tendré que pedirle a mi nieto que me mande unos cordeles de curricán, que son los buenos, o cordel catalán, como dicen que decía el escritor ese que vivió una pila de años acá en la isla y hasta se compró una casa en una tonga de pesos y tenía un ceremil de gatos, pero bueno, ése ganaba bastante plata para alimentar a esos gatos y bebía una barbaridad ese hombre, después dicen que se cansó de vivir la buena vida y se pegó un tiro, y que luego la mujer vino y se llevó las cosas que estaban en la casa y les dio dinero a los que trabajaban con él, que eran una tonga de gente, y creo que el barco en el que salía a pescar con su amigo se puso en un museo por allá por la capital, eso dice, o creo que alguna vez se lo escuché a mi nieto decir. Donde quieran las cosas parecen fáciles, pero no son tan, siempre hay que andar rellenando papeles, y ve aquí y que me firmen esto, y llégate allá y que me firmen ese otro papel, así que figúrese, donde quiera es un mete y saca y hay que andar con ojo. Ese muchacho del pescado no me recuerdo dónde lo he visto pero me suena su cara, haré memoria para ver por dónde le entre el agua al coco, porque de que me suena, me suena. Veré. Ahora nos avisaron de que la hija de Marcia, mi prima hermana, está ingresada en Mayarí en la sala de maternidad, es que los muchachos son una bendición siempre, hagan lo que hagan son siempre una bendición y hay que quererlos así. Trataré de darme un saltico y acercarme por allá para verla. El transporte está del carajo para ir, pero miraré si agarro la guagua esa que sale de la fábrica que lleva a los obreros y me vengo en ella, porque viene de regreso por la tarde, a lo mejor tengo suerte y puedo comprar en Mayarí algunas cositas que no encuentro acá en Lengua de Pájaro, porque las cosas llegan de la provincia al municipio y allí se estancan un poco y llegan muy pocas acá, así que veré que se me pega por el municipio. De veras que con la cosa esa de fastidiarnos con la gasolina, como le están haciendo ahora a la famosa Venecia del Caribe, como dice mi nieto que le pusieron así los conquistadores, que nones conquistaron, pero que bueno, es Venezuela, que para eso no hay que andar confundiendo a la gente más de la cuenta, que luego pasa lo que pasa y aquél que oyó acá una cosa y al decir eso que oyó, ya dice algo que no fue lo que dice que oyó sino otra cosa muy diferente, y de ahí a los líos que se forman, pero donde quiera es así, en una cola de la tienda, o en una cola cuando llegan los dulces a la cremería, que eso es de Pascuas a Ramos, pero se forman unos berenjenales del copón, yo acá con mi señora tranquilito y si se me da pues algo nos cae, y si no se me da pues por eso no me voy a matar, que la vida es una sola y no hay que andarse con tantos miramientos. Al lado tenemos el mar para bañarnos cuando nos da por ahí, y así nos refrescamos, la verdad es que el salitre fastidia las cosas y no tenemos la pintura esa que la gente les pone a las puertas y a las rejas para que duren más, ni aparece, pero hay que conformarse con lo que uno encuentra y que no se nos quite el sueño si no aparece tal o más cual cosa. Ahora mi señora está un poco nerviosa porque le cuesta una barbaridad conseguir la ergofeína, si somos potencia mundial pero nos impiden que nos lleguen cosas al país que necesitamos, los americanos esos que son unos sinvergüenzas, mucho primer mundo y mucho que hay de todo pero le deben muchísima plata a los chinos, eso me lo ha dicho mi nieto que ha leído libros que tratan, mi nieto se ha puesto hasta fino y dice, abuelo, abordan esos temas, y esa gente le debe un cojonal de dinero a los chinos, pero hay presidentes que se ponen nerviosos y como saben que no pueden pagar pues se ponen con amenazas y que subo estos impuestos y te aumento los impuestos de no sé qué, así es el rubito ese que ahora gobierna por allá por el norte, se cree que el mundo es un negocio que él tiene que manejar a su antojo y no está bueno eso, veremos por dónde revienta esa manguera y la presión que tiene el agua cuando eso suceda. Pasé hace un rato por la farmacia y vi a una pila de gente, así que algo llegó y tendré que averiguar y hacer cola, no sabemos para qué hacer cola, pero para lo que sea, hay que andar así, así lo hace mucha gente que ven una cola y piden el último, por si acaso, por si algo llega, no sea que ese algo tarde un tongonal de tiempo en volver a llegar, así que ven una cola y piden el último, y después se enteran de eso que llegó y si vino mucho o no vino tanto, pero por si acaso hay que hacer cola para lo que haya llegado, y están los que hacen dos o tres veces las colas, porque a veces venden el turno y se sacan una platica para ir tirando, porque hay gente que no cobra jubilación ni nada y tienen que hacer mil cosas para ganarse algo y poder pagar lo básico en las tiendas, menos mal que esas cositas no cuestan tanto y el que más y el que menos puede permitirse pagarlo, porque para eso el estado ayuda, pero el Estado no puede mantener a los vagos, que bastantes que hay, eso no debería hacerlo por muy socialista que sea el Estado nuestro, por eso hay gente por ahí que quiere cambiar esto, y eso no se lo permitiremos, no señor, ahora que esto de mantener vagos y que viven en la holganza, pues eso tampoco es bueno para que un país se desarrolle y crezca, que dice mi nieto, muy martiano mi nieto, que hasta el mismo apóstol habla de eso en sus escritos, me dice mi nieto, que ahora cuando le entra la morriña y echa de menos la isla pues se pone a leer a Martí, yo muchas obras he leído del poeta, porque todo no puedo, son una pila de tomos y tenía que dedicarle horas y horas a preparar mis clases de Historia, pero mi nieto sí, que se llevó para Barcelona las obras completas de Martí, ni sé la cantidad de plata que le cobraron en el aeropuerto de allá para que le dejaran pasar toda esa cantidad de tochos, como dice mi nieto que les llaman a los libros que tienen muchas páginas, porque ahora se le han pegado muchos decires de allá y yo me recuerdo de algunas palabras que se decían cuando los tiempos de mi abuelo, que se vino de España cuando por aquellos lares se pasaba un hambre del carajo y venían para este país a buscarse los frijoles, que a veces hay presidentes que no se acuerdan de eso, en este mundo no hay nadie puro, todos tenemos un poco de todo y, como dice el refrán de acá, el que aquí no tiene de Congo tiene de Carabalí, esas eran aldeas de las que se trajeron muchos negros de África hace mucho, y esos negrones se empezaron a mezclar con la gente de acá y los colores prietos se volvieron menos prietos, y hasta hay quienes dicen que para atrás ni para coger impulso, esos son los racistas, que los hay bastantes en esta provincia, los blanquitos porque no quieren ajuntarse con negritas y hasta los mismo negritos y negritas que no quieren empatarse con blanquitos, hay racismo de las dos partes, sí señor, yo sé lo que me digo. Eso no debe ser así, todos somos hijos de Dios, y eso el altísimo lo ve y el que no se porta bien en esta parte de la orilla, como dice mi nieto, pues tiene su castigo cuando le llega el turno, porque nos llega ese día y pobre de aquél o aquélla que no haya hecho las cosas correctamente y como se debe. De más joven yo iba a las misas de Marcané, ya no porque mis años no me dejan, no puedo andar de trotamundos por ahí y mucho menos como está el transporte, ya no tengo edad para esas cosas, pero lanzo al altísimo mis oraciones todos los días, él nos escucha, si la gente fuera menos codiciosa y más espiritual no estarían pasando las cosas que pasan, y mucho más ahora que no se sabe ni dónde terminará esto con ese mal que llegó ahora. No puedo ir a Marcané, pero no desatiendo al que todo lo puede porque del barro vinimos y al barro vamos a volver. Ahora, como la cosa se ha puesto difícil, hay gente que anda loca comprando un pedacito de tierra para sembrar, pues no es mala idea, no, pero no hay que dejar las cosas para última hora, las cosas hay que prevenirlas, no es para que ahora naden como locos muchos y muchas que tienen un trocito de tierra ahí en sus narices y no se les ocurrió nada, pero como ahora apretó todo, pues ahora sí cuando ya la candela la tienen encima, fíjate tú qué clase de previsión. Hay un dicho por ahí que dice que o bien nos pasamos de la raya o bien no llegamos y puede que haya razón en eso. Fui a la tienda a comprar los mandados y había una matazón de gente, y dos mujeres ahí que se tiraban de los moños porque una decía que al llegar y pedir el último, la que se lo pidió dijo que la que se lo dio no le informó que con ella marcaban dos más, y entonces se armó una fajasón que al llegar Cecilia, total, le dije que se fuera para casa y que los poquitos mandaos los comprábamos en otro momento, yo no estaba para esos dimes y diretes, y mucho menos con mi edad. Ahora parece que no van a permitir que monten en la guagua toda esa cantidá que antes sí, que nones, que hay que cuidarse ahora y más con todo esto que está sucediendo, y no solo es aquí, también en otros países se han puesto del carajo las leyes y las medidas, a ver cuándo al final puede venir el niño, que se cuide por allá por esos andurriales y que se fije bien porque hay países que la gente está armada hasta los dientes, Cecilia me dice que me están enfermando las películas, y que se deje de sanacá, ya le he dicho, ocurre que hay por ahí tiros y asesinatos y hay que andar con mil ojos y que si ella no ve las noticias de cómo matan a los negros en los Estados Unidos, que a cada semana siempre gotea alguien. Hará ni se sabe la cantidá de burujón de tiempo que no vamos por allá por Maisí, de ahí es Cecilia, ya la mamá y el papá murieron y no tiene a casi nadie por allí, alguna prima lejana, algún que otro pariente, eso está en la puntica de la isla y cada vez que vienen esos desgraciados ciclones y huracanes, esas malas épocas acaban con las casas, y cuando al río le da por crecer pues ya pueden ustedes figurarse, menos mal que el Estado se ocupa de ayudar a la gente cuando pasa una cosa así, mi nieto dice Que no, que al señor Estado hay que cortarle un poco las alas y que deje de meter las narices en todo, le dije que a ver quién le está metiendo esas ideas por allá por la tierra de los gallegos, que a ver si se viene por acá con las ideas podridas, porque los muchachos salen de acá de la isla mansitos y sin decir ni este pico es mío, pero cuando pasan un tiempo por ahí mataperreando por el mundo ya se contagian de las cosas malas de esos sitios y luego se ponen a decir boberías. Pues que se aguante, que acá no le vamos a permitir boberías, y mucho menos en estos tiempos que de lo que se trata es de ser más solidario con el que necesita una mano. Ahora pinta y le han hecho exposiciones, como me dice, y la semana pasá mandó unas fotos en las que se le ve con un montón de gente, y una pila de gente con una copa de vino en las manos, emborrachándose, y que hasta el Cónsul de la Embajada fue, pero no sé qué pasó que tuvo un dime o un direte con alguien de esa oficina y se peleó con alguien de ahí por no sé qué comentario que hizo, que se deje de estar opinando nada, las cosas a veces es mejor dejarlas como están porque si uno se pone a revolver pues termina peor de lo que entró. El Jordi, ese amigo suyo, que se dejen de andar en esas bebederas, que ese amigo suyo es objetor de conciencia o algo así, luego me aclaró que son esa gente que no quiere hacer el Servicio Militar, que cómo concho piensan defender el país si lo atacan los americanos, para eso hay que estar preparados y por lo menos saber manejar un arma, “Que no, abuelo. Eso era en otras épocas”, me dice, que cómo se come eso, que se dejen de andar buscándose problemas con la fiana, que uno sabe cuando entra en un calabozo pero no cuando sale, que se puede entrar por una cosa de nada y dentro se te puede complicar, mira lo que tuvimos que pasar acá cuando el hermano estuvo en Dos Bahías, lo que pasó la madre fue del carajo, el papá hizo poco, apenas le hacía la visita pero la mamá a cada rato prepara una jabita de comida para llevársela y busca plata por acá y busca plata por allá y préstame cien pesos, papá, para comprarle unas cosas y algunos libros que me ha pedido, y claro, como es mi nieto pues yo fajao, y haciendo las mil para conseguir el dinero para que la mujer pudiera ir a verlo y llevarle las cosas. Un día fui y lo vi bastante flaco, que si no comía, y como en broma le pregunté si ahí le quitaban la comida, que no se diga de un Guzmán, le bromié. Y el muchacho no, abuelo, “Aquí es mejor mantener la línea dura para que los otros no te confundan con un jamaliche, no, abuelo, mejor es no comer tanto que eso a la larga no trae nada bueno en estos sitios, el que se pierde por comida en un sitio como éste ya puede darse por jodido, abuelo, que acá los tiburones están para ver dónde resbala uno y cae, abuelo, y después ya no se puede hacer nada cuando te cogen la baja, abuelo”. Ese día llegué a casa con mil ideas en la cabeza, y Cecilia me hizo una manzanilla para que me pudiera dormir, porque el caso es que en ese comedor de visita vi unas caras que, bueno, yo soy un hombre que no le temo a nada pero sentí miedo, no voy a negarlo, y pensar que uno de mis nietos estaba en ese sitio y todo por juntarse con dos más y comerse una vaca, ya lo dije, ese animal aquí es una desgracia, vale más que una persona, menos mal que al tercio de cumplir la sanción ya le dieron la libertad condicional y pudo salir, y luego se le quedó chiquito esto y se fue para la capital a trabajar en un contingente como ayudante, hasta que luego logró hacerse medio especialista en albañilería, pero esa es una carrera que en esta isla y en estos tiempos es algo que no se entiende, el caso es que acá para levantar una pared de bloque hay como quince, y uno pasa por una obra en construcción y hay cuatro o cinco fumando y otro por allá mirando el teléfono y aquel otro que se acercó un momento a la cafetería para comerse una pizza, y cuando viene a ver la pared esa que debían levantar en un día lo hacen en una semana. Su hermano me dice que por allá por Cataluña no, ahí se trabaja o si no, te echan y a la calle, que allí lo que se puede hacer en una hora o dos no se tardan un mes, Hay estímulo, abuelo, la plata que se gana sí vale la pena romperse el pecho y si vas a tomarte un café te lo sirven en tres minutos, y como el muchacho se tarde más pone en peligro el trabajo y nadie quiere perder su puesto, así que las cosas ruedan de otro modo. No sé si el mundo corre muy deprisa y en cualquier momento Cecilia y yo nos quedamos en la orilla de la carretera y botados de lo aprisa que va todo por los mundos de afuera. Yo creo que no hay que coger tanta matazón ni tanta corredera a lo loco por nada si de todos modos nos vamos a morir, así que para qué tanta lucha, lo que pasa es que ya no somos tan jóvenes y el tiempo de antes era otro, eran otras las formas de mirar a un mujer por ejemplo, por cuanto uno no se ponía a conversar así en medio del camino con alguna muchachita sin antes pedirle el permiso a los padres, y te daban un día para que la visitaras y todo muy respetuoso. Hoy no, hoy es un ballú, y los novios se separan hoy y al otro día ya las muchachitas están sonsacándose con otro más y hasta los mismos padres se prestan para eso, y si esa persona es de fuera o viene de fuera o se va, pues más rápido porque ven la posibilidad de una mejora y enseguida piensan, Que se vaya y que luego mande plata para acá. El mundo se ha vuelto medio loco por las cosas que pasan todos los días, en las mismas noticias, a veces ni tengo ganas de verlas porque ya no las entiendo y me ponen nervioso, me recuerdo del muchacho ese que era fotógrafo, que le fue a hacer la foto a un niño muy flaquito, medio enclenque ahí en un país de África, y se la hizo y detrás o cerca el aura esa esperando que se fuera el fotógrafo para comerse al muchachito, que de lo flaco que estaba ese vejigo da muchísima pena, porque aquí pasamos necesidades pero no así, qué barbaridá, y qué cosas pasaron después con la vida del hombre ese, que mi nieto fue el que me dijo que parece que se cansó de las presiones que lo machacaban por dentro, esa palabrita me la mandó Ursito en una postal y cómo me gustó, pues a veces como el que no quiere la cosa me sale, tantas ideas presionándole por dentro que el hombre dijo hasta aquí llegué y se pegó un tiro, mire que cosas, debe ser una cosa muy pero que muy jodida ver que hay un pajarraco vigilando al niño ese para comérselo pero el muchacho no poder hacer nada porque tenía que hacer otras cosas, no sé, otras fotos a lo mejor para la prensa que trabajaba, y que luego se ganó no sé qué Concurso de fotos porque a eso le veían arte o cosas así, misterio, la vida es así, llena de misterios por donde quiera que uno vide, como decía el Almirante, ¡y qué podemos hacer contra eso! Nada de nada, y todo rueda y veré si al fin cuando me acerque por el municipio no hay tanta matazón de gente en Inmigración, que ahora Ursito me ha pedido que si me puedo acercar al Registro Civil a buscarle una Certificación de Nacimiento, que se la piden por allá para ni me recuerdo qué trabajo que creo le tiene apalabrado al muchacho un amigo del Jordi ese, y que a veces se le ha dificultado dormir y se ha quedado en su casa, que allá no se ven las cosas que se miran y se critican aquí, allí un hombre duerme en la cama con otro y no pasa nada de nada, pero en este monte enseguida empiezan los chismes, que si andan en algo, que por qué se acuestan en la misma cama, que por qué no se queda esa persona en una pensión de las tantas que me imagino habrá en la ciudá esa donde vive, y hasta los hombres se dan abrazos y se dan besos, son otros tiempos, ya le digo, fíjate que le señalo Mira, Cecilia, y le enseño la foto y ahí había un hombre hasta con una falda de cuadros, y mi mujer pega el grito en el cielo y se santigua, Dios mío, y le digo No, mujer, que hay un país por allá por esos lugares donde los hombres también usan faldas, que no me ha quedado en la cabeza cómo se llama el país ese, tendré que volver a mirar la foto, veré.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...