miércoles, 28 de julio de 2021

Voces, voces, voces......Ur Olivero


Foto: Robin Thom, Refinería
de níquel en Nicaro, Holguín
Hay que emplear el tiempo en cosas útiles, le dije cuando estuvo por la tarde. “En qué, abuelo, si este pueblo perdido es un aburrimiento”, va y me dice. Que los que ahora en estos tiempos llaman de misión y demás es porque supieron sacrificarse, aprendieron las armas para defenderse fuera si los llamaban, demostraron que podían hacerlo bien si los seleccionaban para una tarea, o para otra, que la gente que fuera decide esas cosas no son bobos y saben leer entre líneas, que no escogen a cualquiera porque les caiga en gracia, o algo parecido, hay otros pendientes de trabajos y con ganas de pinchar y también con mil necesidades, y que tienen familias a las que ayudar desde afuera, que se fije bien lo que le digo. Mira a tu hermano, aunque ahora no tenga un trabajo fijo, él trata de hacerse camino y se orienta con buenas lecturas, y que a lo mejor se nos hace famoso con algún cuadro de esos, que nunca se sabe. “Mi hermano es un aburrido, abuelo, quiere ser un artista pero es un aburrido, abuelo, nadie le hace caso a esos trastos que pinta, ni habrá ningún interesado que le compre esas cheadas sin pies ni cabeza que hace.” No tenía ganas de discutir con ella, que por qué no veía una buena película, por ejemplo, y el fin de semana se lee un buen libro, un libro que la instruya, que aprenda cosas, que la eleve. “Que me eleve a dónde, abuelo.” A un mejor conocimiento de las cosas, chica, no  seas  tan  tercona.  Los  libros  enseñan  casitodo, son buenos amigos, y esos nunca traicionan, ni viene nadie de fuera para engatusarte con pastillitas ni dinero para engañarte. Me mira como diciéndome, Oye, abuelo, no te pases de la raya, no me lo dice, pero yo sé que lo piensa y la sé leer. Después de una cierta edad ya el tiempo rueda de otro modo, como que todo pasa más de prisa. Que por qué no se lee Lengua de Pájaro y así conoce cositas que quien sabe si un día le pueden resultar provechosas. Anda un rumor por ahí de que vendrá no sé qué productora para unas pruebas, que piensan hacer una peli, y a lo mejor ahí está su oportunidad. Este año que viene ahora, impar, ya terminará la secundaria y le tocará el preuniversitario, que hay que prepararse para los tiempos que vendrán y si cuando lleguen uno está en su punto, entonces nada ni nadie nos puede agarrar de sorpresa, estamos listos, pero si no, pues estamos jodidos, como aquel que dice, y comemos cacafuaca, como dice la ingeniera cuando la lengua se le suelta en confianza. Al final el muchacho ese que andaba por ahí por el patio de casa de Piter ya no se le ve, debió de ser alguien de la poli, a lo mejor andaban rastreando información, esta gente del DTI son así, no es que vea ese programa los domingos, pero aquí se hacen los que no cuando les conviene, y cuando no les cuadra, saltan y ya los tienes ahí encima de ti con foticos, y tal día esto y tal día lo otro, fíjese que cosas. No lo he visto más. Le preguntaré a la ingeniera, ellos se llevaban bien, o por lo menos de cuando en cuando tenían sus conversas. Sabrá Dios donde metieron a Piter. Me gustan los años impares, tiene un no sé qué de abierto, algo que no termina de cerrar, como si las ventanas fueran más y hubiera más opciones de cosas, lo que sea, tiempo que no cuadricula ni cierra. Siempre de niño me gustó así, no sabría decir por qué, pero es así. Algo tendrá que ver con eso la niñez que tuvo uno, supongo. O las cosas que le pasaron cuando vejigo, porque mira Ursito, siempre metido ahí en la Casa de Cultura con el pintor Rafael, cuando trabajaba su tía Lidia, retratos de Camilos por aquí, retratos del Che por allá y retratos de otros personajes de la historia de la Guerra de los diez Años, cuando nos fajamos con los españoles a machete y a tiro limpio para no ser sus esclavos, y con el tiempo que quiere ser pintor y mezclar temas de acá de la isla con temas que ve por allá, “Que la mente se abre mucho cuando uno sale del país, abuelo, eso allá no lo saben la mayoría y los dirigentes no lo dicen porque no conviene abrirle los ojos al pueblo, abuelo, menos mal que ahora han puesto internet, abuelo, así por lo menos algo se avanza.” Yo no sé, pero a veces no sé si tiene alguna bebida en la cabeza, le preguntaré, porque a veces me da ese suponer, como para darse valor, eso le pasa a mucha gente que para envalentonarse se dan dos palos, dos buches, y ya sueltan lo que sea, sin miedo a las consecuencias, pero eso puede llegar a ser un peligro dependiendo de donde uno esté, porque hay gente que oye no lo que tú dices sino lo que a su oído le conviene, y para merecer prebendas y guataquear a los de arriba y anotarse puntos, no dicen lo que escucharon decir, dicen lo que ellos creen que oyeron por ahí, y hay mucha diferencia entre esas dos corrientes, yo fui maestro y sé de lo que hablo, que más de una vez y más de dos tuve mis contrapunteos, como diría el gran Fernando, con la directora del colegio por según qué matices. Con la misma ingeniera lo hemos hablado, que hoy ya no hay tantas rigideces en según qué, y eso deben de saberlo los de arriba porque desde ahí de las alturas brotan las fuentes, que hay que relajarse, en la misma televisión vi como un muchacho, cuando le preguntaron por lo de la Constitución, dijo que No, que no estaba de acuerdo, no le preguntaron en qué no estaba de acuerdo, sencillamente dijo que votaba por el No, y eso está bien, cada cual está en su derecho de decir sí o no en lo que sea, y si lanza sus razones y tienen peso esas razones y se sostienen en sí mismas, pues bien, eso hay que respetarlo. Ya lo dije que con mi directora del centro donde trabajé tuve mis cosas, y al llamarme a la dirección le dije Mire, compañera, en este punto a mí me parece que tal cosa y más cual cosa, y ella como mirándome y pensando por dentro que eso que le decía tenía su propio color, sus puentes, su basamento. Y al replicarme Oiga, pero esto, yo enseguida, Pero es que tal cosa por esto, y tal cosa por esto otro, y así hasta que nos fuimos los dos como entrando en caja, como ahora se dice, y los muchachos se iban adaptando y se iban contagiando con el entusiasmo y un par ya estaban como metidos en que querían ser profesores de Historia en alguna universidad del país, que a mí eso me parecía lo butin de lo máximo, porque si uno es maestro lo lindo es ver cómo la gente que tu enseñas se despiertan y aprenden a defenderse en la vida, porque luego todo eso hace falta y no puede venir nadie de fuera para estarte confundiendo con que esto es un dromedario cuando se trata de un camello, que lo que tienen de común esos dos, si se viene a ver y si apuramos a magín y conectamos, como ahora dicen los muchachos, es el desierto, eso es lo que tienen de común. Así que fijémonos en las cosas, que hay muchos bichos sueltos por ahí por el mundo para fastidiarte y hacerte quedar como una olla bocabajo, y para eso lo mejor es prepararse y que no nos agarren de sopetón, porque lo que está claro es que nadie escarmienta por cabeza ajena, como aquel que dice. Bonito cuadro ese que le hicieron a la ingeniera ese pintor de aquí del municipio, no se menciona mucho cuando salen libros hablando de pintores de acá pero bueno, esas cosas pasan, a veces es hasta mejor ser candil de la calle y oscuridad de la casa, porque fuera parece que sus cosas se conocen, estudiosos de pintores de acá de la isla, y ha salido en libros, así que miren por dónde. Sus cuadros como que no dicen nada, aparentemente, pero dicen. Una pila de gente montadas a caballo, y todo el mundo pendiente desde sus casas oteando desde las ventanas y los muchachos jugando en el patio, y hasta en alguno de esos cuadros un par de guajiros volando en la yagua de una palma como si fuera un avión, qué locuras, y hay gente que se ríe de esas cosas, pero que mundo haya para que todo tenga que haber. Nos invitó a estar un ratico en su casa y Yeilín que quería que le grabara no sé qué novela que tiene la ingeniera en la memoria, una que tiene de la yuma donde le caben una pila de cosas, y la muchacha se antojó que habláramos con ella porque quería grabar eso, y que sí, que pasáramos el domingo por la tarde un rato y que nos hacía un café. Ella en otros tiempos fue la presidenta del CDR, que dice Ursito “Eso por acá quiere decir Colega con Derecho a Roce, abuelo”, oye, cómo cambian las cosas en los países, así que amiga con derecho a roce, que manera de reírnos con eso… pero que se cansó y dejó ese cargo porque tenía que estar pendiente de cosas que no le interesaban, así nos dijo. Sacó tres sillas para el patio por la parte de atrás de la cocina, en estas casas mucha gente arma la entrada por esta parte de la casa y no por el frente, porque esa carretera pegá al mar no pasan muchos por ahí, como un terreno de nadie donde pasan volantas y algún carretón pero nada más, y por la parte de atrás de estas casas está como la frontera del jugo del barrio, o sea, que el combinado del cine y la farmacia y la Casa de Cultura y el Ideal, donde se venden los productos de la canasta básica, y al lado de Correos la peluquería y al lado la librería, todas esas cosas junticas ahí, y para llegar a ella no tenemos que dar toda esa vuelta por el frente, se acorta camino por la parte de atrás de nuestras casas, así le resulta más fácil a mucha gente. En fin, nos fuimos a pasar un rato con ella, como vive sola así el qué dirán no sería tan qué dirán, y Yeilín que tenía una prima que quería estudiar ingeniería, una prima del municipio, esa bandolera que casi no viene por este monte perdido, como dice Yeilín, y que “Menos mal que lograron salir del enredo ese”, nos dijo, y ahí no sabía si seguirle la corriente o no, porque al estar la muchachita delante, pues del diablo son las cosas, y en eso que por un filo de la puerta, a la izquierda, un cuadro como de un metro de largo por cincuentipico de ancho que tiene a una trigueñona que mira medio de lado con una blusita roja, y un pitusa que parecía verde, y se le marcaban un par de tetas muy llamantes, que bueno, ese muchacho estaría pensando en otra cosa, a lo mejor se hacía la ilusión que pintándola con ese cuerpo ya la embullaba y ella resbalaba y caía, como aquel que dice, creo que nos contó que estudian los dos inglés por la noche en Levisa, en la secundaria de arriba por allá por la plaza, y parece que al pintor le gustaba la hija del famoso ingeniero, que hasta llegó a preguntarle el mismo padre si el muchacho ese no estaría echándole maíz y se lo dijo como riéndose, que nos contó eso y luego paró ahí, que qué bueno que el tiempo estaría para llover, le hacía falta un poco de agua a las plantas, que sembró unas malangas y esperaba que se dieran bien porque el asunto de la comida se pondría un poco más difícil, y más tal y como estaban las cosas con las amenazas de los americanos, y yo con ganas de preguntarle ahí que qué le dio a su padre por venir a quedarse a este monte perdido, como dice mi nieta, pero pensé que ese tipo de preguntas no se hacen, y mucho menos cuando un servidor, o sea, el afectado directo, no está presente y mucho menos vivo, pero qué cosas tiene la vida, más de la mitad de la isla queriendo irse y ese señor decide venir de allá para quedarse acá, es verdad que eran otros tiempos pero como quiera que sea, no sé, a lo mejor la convicción de vivir en un sitio tranquilo con su familia, un lugar donde se puede salir a caminar sin pensar si a algún loco se le tuercen los tornillos y saca un arma y ahí terminó lo tuyo. Vete a saber, las cosas pasan porque pasan, que no se vea de modo directo el motivo no quiere decir que por debajo no viajen otras cuestiones, pero mucha gente sólo cree lo que ve, y hasta un poco yo también, pero hasta en la cosa más sencilla sin mucho miramiento hay sus dimes y diretes, tiene su trabalenguas. Allá debe de ser muy caro pagarlo todo, y como dicen que el Gobierno le facilitó y le garantizó todo si ponía en movimiento la fábrica de níquel de Moa, y encargarse de la de acá, pues el hombre sopesó las cosas y se dijo que en esta isla le irían mejor las cosas, y como se había graduado en una Universidad importante, pues eso en esta isla tiene su peso, y acá se desenvolvió, fue uno de los más importantes, que hasta el guerrillero lo buscó por toda la capital para plantearle problemas y que le aclarara no sé qué de mecánica, cosas de ese tipo, y nos contó así por arribita pero sin meterse mucho al agua, porque a lo mejor le daba un poco de pena, que hasta el mismo guerrillero la tuvo en sus piernas cuando era una niña y vivían ahí donde ahora está vacía esa casa, pero durante un tiempo fue el Dancing de los muchachos, ir a bailar, que luego el papá con sus hermanos se mudaron para la casona que está por ahí por la vuelta de la piscina, porque así les quedaba más cerca, eso más o menos nos contó así como el que no quiere la cosa, pero muchos piensan que esa casona que se ha quedado ahora completamente desvalijada, que le han robado hasta las puertas y las ventanas, esa casona debió ser un museo, no nos olvidemos que era la casa donde vivía el ingeniero que sacó a este país de más de un aprieto en aquellos tiempos en que llamaban a Lengua de Pájaro la gallina de los huevos de oro, la historia no miente, la que sucedió, digo, los que a veces mienten por conveniencia, o por otros intereses mezquinos, vete a saber, son los que la escriben, y casi nunca esa señora va en sentido derecho, por mucho que unos digan una cosa y otros digan otra, detrás de bastidores, como dicen la gente que le conoce al teatro, se mueven envidias y te aparto para ponerme yo, y pongo en tu lugar a un hermano mío porque conoce a no sé quién, pero así sucede en todas partes desde que el mundo comenzó su andadura, no se pueden evitar esos tejemanejes porque no somos una persona, somos disidentes, o sea, que pensamos y sentimos diferente cada uno, por ahí está el diccionario que me dejó Ursito y a cada rato consulto palabras que uno no sabe lo que quieren decir, por eso lo estudio a cada rato, porque hay gente que sin saber dicen lo que sea, sin antes ver de dónde viene aquella palabra, o esta, o qué quiso decir en otros tiempos y hoy pasó a querer decir otra cosa sin desmentir a su primer decir, pero hay que fijarse porque las palabras pueden engañar, y el que no sabe lo que tiene que decir y en qué momento puede confundir a otros, y no hay peor cuña que la del mismo palo, un medio pariente mío tiempito atrás que por qué mi nieto se fue si era de la Juventú, que porque consideró que tenía que prosperar, y me parece bien que se busque la vida por ahí y gane buenos sueldos y ayude a su madre y su hermana. Y el pariente mirándome como si estuviera viviendo en otros tiempos, rezagado, que ya hoy no se mira según qué cosa, ni siquiera los del gobierno están en esas vainas que hace muchos años atrás si se miraban. La gente quiere buscar mejoría y se van por ahí, y esperemos que poco a poco esto mejore aunque los americanos sigan empeñados en jodernos y ahora estén en guerra con los chinos, que también son potencia mundial, pero esos americanos a los chinos les deben una pila de cosas y están nerviosos porque no quieren pagarles, y a lo mejor lo que les deben no pueden, aunque disimulen y hagan ver que sí, ya uno está muy viejo pa que le hagan creer otra cosa, ese cuento me lo sé yo, pero así vamos. En otras épocas la guerra fue con Rusia y parecía que nunca iban a estar los americanos en eso, pero desde hace años el asunto es con los chinos, porque los chinos son también potencia mundial y eso lo saben los americanos, aunque no lo quieran reconocer, como dice Ursito cuando se pone majadero, vos populis, o sea, aunque no quieran decirlo en alta voz porque les da pena ver que otra potencia les quita el primer puesto como si fuera una competencia de las Grandes Ligas, Rusia y China son peligrosas para los americanos que quieren cortar el pastel para ellos y no dejar que nadie coma, y estar gastando plata en armas y en armas y en armas, digo yo, si no quieres fajarte con nadie, y no quieres la guerra, entonces para qué te armas tanto… Como si uno fuera bobo y no supiera lo que hay detrás. Pero son países que no les van a dejar salirse con su gracia, también tienen sus cosas y están preparados. Si se arman tanto es porque se quiere imponer, y cuando la gente se impone por la bravuconá somete a otros aunque no quieran, aunque hagan creer que no con papelitos y firmas, cuentos, así va el mundo haciendo creer en papelitos y firmas que se trata y se hace una cosa, y se hacen otras y se fajan por allá y le caen a tiros a no sé qué país, pero se habla por la televisión del acuerdo que se firmó no sé dónde, mentiras, vivimos en un embuste que alimenta otras mentiras, y vete a saber cuándo se avanzará en algo que sea bueno para todos, sin estar fajándose por un pedazo de tierra o por un pedazo de mar o por un poco de petróleo y gasolina pa los carros, pa que las máquinas funcionen. Los chinos no se van a dejar meter el pie porque para eso son potencia en el mundo en unas cuantas cosas. En casa de la ingeniera hablamos un poco de eso, que su hijo, el que estudia fuera, está aprendiendo el chino, eso nos dijo, que cómo le dio al muchacho por eso, le dije así como el que no quiere la cosa, que siempre le enseñó que tuviera visión larga porque luego uno se evita tropiezos y esas vainas, y que es mejor saber idiomas, nos dijo, el inglés está bien y ya se defiende con ese idioma, pero que también “El chino es importante, a juzgar por cómo están las cosas, y la importancia que va consiguiendo la China en el panorama mundial con toda su tecnología y sus verdades”, nos dijo, y ya después fue cuando nos contó que el muchacho del cuadro hace tiempo no lo ve, pero sabe que vive en Levisa, si no se ha mudado pa otro lado, y que a lo mejor estaba metido con ella pero nunca le dardeó ni este pico es mío, y ahí se paró, que hasta nos extrañó que dijera eso, pero bueno, del diablo son las cosas como aquel que dice, si dijo eso es porque lo quiso, que nadie la presionó, ella es muy reservada en sus cosas y supongo que pensará que es mejor mantener las reservas porque uno se hace mayor, y los años van enseñando a movernos con más cautela en las cosas, no es fácil pero se consigue. Pensé decirle algo a Ursito de cómo se pinta un cuadro, algo que se pueda entender, porque si a la gente no se la pinta claro, si no se le habla claro, la gente se puede confundir más de lo que ya está, porque uno entra confuso a un cosa que tiene delante, por ejemplo, un cuadro o un libro o una película, y quiere salir mejor de lo que entró, con menos confusiones, esas cosas las aprendí en mis años de ejercicio como profesor de Historia en la Secundaria, que  a veces los muchachos hacían preguntas fáciles pero que no eran preguntas tan fáciles, y había que contestarles, no irse por las ramas, como dice Ursito que se dice por allá por las Españas, que cuando alguien hace una pregunta, el otro contesta pero yéndose por otros lados como para distraer y confundir, eso me dice. Más de un susto pasé cuando alguien me dijo “Maestro esto, Maestro, por qué si este General dijo Sí, el otro le dijo que No y era un grado menor, si es que a los de mayor graduación dicen que hay que respetarlos”, porque hasta esas cuestiones ocurrieron por la Guerra de los Diez Años, uno tenía un parecer y no conjugaba con lo que otro pensaba en según qué diretes, de si esta emboscada conviene, de si hacer aquella trocha por tal lado es mejor porque hay un salida al río no sé qué y es mejor, pasaron esas controversias hasta que Martí, con las cosas buenas que aprendió por allá por los países, como ahora se dice, llegó y aclaró y tuvo sus componendas con altos mandos, pero la historia oficial en ese punto a veces se detiene y no quiere ir más allá, o no les conviene a según quiénes que camine más allá, eso a estas alturas quién lo puede verificar que fue así o fue asao, para desentrañar, como dice ese escritor en la novela famosa, el oro de la tierra. Yo leo pocas novelas pero no me gustó tanto, me aburrió un poco, me pareció un ejercicio para que los niños no se olviden que para aprender una lección hay que repetirla sin cambiar mucho, tiene un poco de literatura infantil y esas argucias. Es muy famosa en el mundo, sí, y el hombre hacía buenos reportajes y en eso era un as, sus reportajes de aquí o de allá me parecen más conseguidos, nadie discute que no, pero en la susodicha ésa y otras de su calaña no me cala el buen gusto, si tengo que serles honesto. Además, no me pareció bien que hable tanto de defender a los pobres, y viva luego como un rico muy rico, eso es una ofensa y se contradice con la persona que decía ser y las cuestiones que decía defender. Un suponer, habrá quien piense que no tengo razón pero esa será la razón de otro, no la mía. Cada cual con sus cosas y sus lecturas. O a lo mejor tengo que volver a leerla y ver si se me escapó algo que en esa lectura no me llegó, veré si tengo tiempo y puedo, porque de perderlo prefiero que sea con historias de otros escritores como el maestro del siglo de las luces, qué Sofía esa y cómo se le perdió el rastro en las calles de aquella batalla de Fuencarral. Nos pasamos una buena tarde en su casa, y que ahora para fines de año su hijo pensaba venir de visita porque la misión todavía no se terminaba, y que un pariente primo mío que vive por allá por el municipio tiene una hija que quiere hacer una carrera como la suya, algo que tenga que ver con las minas, y me dice que lo principal es que le gusten los estudios y que se acostumbre a la lectura desde niña, porque ahora los muchachos se distraen con mucha facilidad, que si no siente eso por convicción que no lo haga, porque después vienen los arrepentimientos, y a la larga no es bueno, que hacer las cosas por convicción es mucho más rentable a largo plazo que por moda o por hacer lo que hace la mayoría, o por querer salir del país. Hacer lo que hace la mayoría más tarde o más temprano se paga eso y se nos cobra caro, nos lo dijo sin decirlo directamente con palabras, esa muchacha es muy inteligente, por algunas formas que tiene de decir las cosas uno ya comprende otras ideas que viajan por dentro de uno, eso de se nos cobra caro la entendí al cien, porque cuanto estaba con los muchachos delante y tenía que entrar en según qué dilema sobre la Guerra de los Diez Años me ponían en aprietos y yo tenía que salir del atolladero con elegancia y sin, como dice mi nieto, ponerles la mosca detrás de la oreja porque luego es peor. Además, yo no podía meterme del todo directo con las verdades oficiales porque me podía traer problemas con los de arriba y me podían sancionar. Tenía una familia que mantener y ese riesgo no me convenía correrlo. Y pensando en otra cosa, así que el muchacho de la vecina de al lado apareció y que se quiere venir, después de tantos años en la yuma sin dejarse ver y saber, lo que son las cosas. Hay gente que hace eso y por eso no hay que juzgarlos, juzgar es fácil, comprender actitudes así es lo más enojoso y lo más trabajoso porque requiere pensar los porqués y las formas de ese por qué con detenimiento. Así que el pintor se le quería lanzar y no sabía por dónde encontrarle el agua al coco. Hay muchos rumores por ahí rodando, sobre cuestiones que tienen que ver con su familia y de cuando el padre estaba vivo, y que por qué se quedó acá en la isla pudiendo irse y ganar bastante verdes afuera, ese señor sabrá por qué hizo lo que hizo y por qué le convino no hacer lo que otros hicieron. Hay un par de libros por ahí que se llaman Los que se fueron y Los que se quedaron, en estos días me paso por la Biblioteca para sacarlos y leerme otras entrevistas que vienen ahí, porque hasta el mismo Ursito me dijo que las leyera, y luego les comentara mi parecer, su hermano, mi otro nieto, no sé si están ellos comunicándose pero ninguno me dice ni carajo, de niños se fajaban como hacen todos los hermanos, y después ya no, pero seguro algo les ha quedado dentro. Cuando llame de nuevo le preguntaré si habla con su hermano, que si sabe que trabaja por la capital, supongo que lo sabrá, o por Cárdenas, ya ni sé porque hace meses que no telefonea. Qué película esa que vi anoche, dios mío, cómo pude vivir alguien así con toda esa tonga de años y estar solo, y a cada rato como para dar a entender que la soledad no le carcome, se mete en el bar del barrio, está el pueblo ese cerca de la frontera de México, y habla con la gente que ahí trabaja y hasta una de las trabajadoras del bar una mañana fue a visitarlo y el señor estaba echándole agua a una mata de las que son del desierto, medio en calzoncillos, y cuando entró ella en su casa le preguntó si le podía contar un secreto, que Sí, le dijo la mulatona. “Tengo miedo”, le dijo el viejo de 91 abriles, y ella no supo ni que decir, y salió y cerró la puerta con rabia, como si ese modo de tirar la puerta tuviera detrás un código que solo ellos podían entender y no hiciera falta que nadie más pudiera y la gente se quedara en babia. Yo después, Cecilia estaba medio roncando, me quedé un rato pensando en la oscuridad del cuarto, dándole vueltas a un burujón de ideas, porque no somos nada, y somos al mismo tiempo muy poquito, dos suspiros, entonces no entiendo por qué hay demasiados que quieren tener lo que no necesitan y lo que no van a gastar ni en quinientos años que vivan, por qué esas ganas de acapararlo todo y que la mayoría no tenga ni un poco de agua limpia tan siquiera, como esos vejigos que viven en muchos países de por ahí de fuera, y la que se toman está llena de parásitos, que me llamen bobo si quieren, o demasiado ingenuo, no debe ser no. Hay cosas de este Gobierno que me molestan y que hay que mejorar, como decía el Comandante, pero aquí todos los niños se toman su agua sin bichos y tienen sus mínimos garantizados, y en la calle ninguno duerme. Podrán faltar otras cosas, pero lo necesario para vivir y jugar y estar seguros lo tienen. No me quiero poner sentimental, pero he vivido lo mío en otros sistemas de gobierno y éste, con sus fallas y sus cosas que hay que mejorar, va bien y esperemos que vaya mejor, así que no sé qué pretenden el grupito ese que quiere tumbar a Venezuela, esos son unos muñecos del rubito que manda en los americanos, pero les saldrá el tiro por la culata como sigan en sus guajanerías, ya les pasó cuando la invasión de Bahía de Cochinos, así que mejor con este caimán que ni se metan porque les vamos a girar la tortilla, como dice el dueño del bar de Aída, que con ese programa de las Españas Cecilia me tiene loco, y tiene todos los programas grabados. Yo a veces veo un rato para no hacerle un feo, pero prefiero ver documentales de animales de África o documentales de Historia, uno aprende mucho y todavía más con esos canales nuevos que hay ahora, que después que conseguimos la famosa cajita ya podemos ver unos cuantos más. Tengo que ver cuándo recupero el libro de Lengua de Pájaro. Ursito dice que cuando venga que me grabará unos cuantos casetes para escribir una historia tipo monólogo de acá de antes del triunfo, como yo tengo parientes que vivieron esas épocas y viví lo mío, que luego pintará una serie de cuadros y que armará una exposición por si le puede interesar a una Galería famosa que hay ahí en la ciudad esa donde vive ahora. Ese muchacho, ese muchacho, que aprenda cómo se pinta un cuadro y le haga a la abuela uno como el que le hizo el pintor de Levisa a la ingeniera, porque ése por lo menos se entiende, se ve a una mujer, y se ve linda con esos ojos que parece que no rompan un plato pero rompen todo el locero, así que veremos. Y del Piter nada, por ahora no han vuelto esa gente de la policía, será que han resuelto las dudas que necesitaban, y no sé si se lo habrán llevado fuera del país o lo habrán metido en cana, él ya tenía carné de acá, así que si es así seguro lo tienen acá, pero debe ser en una de esas cárceles donde meten gente que no son de acá, que no son naturales, como dice el periodista Umberto en su programa. Dice Ursito que lo que hay que construir son escuelas, y no tantas cárceles, y ahí le doy la razón, en eso el muchacho tiene razón. Ya no son tiempos de estar malgastando los pocos recursos que tenemos en hacer ese tipo de cosas, para evitar que a la gente se le viren las ganas de hacer las cosas bien hay que buscar la manera de crearles estímulos, y que no se pasen todo el santo día con los teléfonos, que si me conecto, que si no me conecto, que hagan un buen cine acá en el barrio, porque ese cine de ahí todavía se mantiene butin, y se pueden proyectar películas de buen ver, hacer obras para que los muchachos dejen por un rato la tecleadera y la mensajería y se pongan para otras cosas que son más útiles, porque ahora no lo saben pero más adelante eso tiene sus consecuencias. Ahora que si no hay buenos sueldos y el padre o la madre llega cansada de trabajar, para recuperarse un rato y que los muchachos no fastidien lo más rápido es prender el televisor y dejarlos a su aire, y es ahí cuando se nos van escapando de las manos, y cuando viene a ver ya no tenemos tiempo para retroceder. ¡Ojo con eso! Yo espero que la semana que viene venga mi pariente del municipio para decirle lo que me dijo la vecina del frente, o que se pase por ahí por su casa con la muchachita, se lo pregunté y me dijo que sin problema podía pasarse un momento por ahí con la muchachita, ella puede aconsejarle algunas cosas que le harán bien, pero que si no siente eso como una convicción, mejor ni la fuercen a estudiar una carrera que a lo mejor no le gusta y sólo lo hace por cumplir una formalidad y por quedar bien con los padres, o porque los padres le prometieron que si se graduaba le regalarían no sé qué, un teléfono, algo, que mejor aprender a construir la casa desde los cimientos, me dijo, y la entendí cuando dijo eso. Dicen que llegarán esta tarde medicamentos a la farmacia, habrá que ponerse pa eso y ver si hay cola, porque cuando viene según qué tipo de medicamentos la matazón es más jodida, ya se perdió el clordiacipóxido, es una para relajarse, para estar más tranquilo, pero hay quien la usa para dormir como lo hacen con la amitriptilina, no importa que la gente no la use para lo que debe, la usan pa eso, un poco así a lo loco, total de algo nos vamos a morir, dirán algunos. Por ejemplo, el alprazolán es para los nervios pero hay quien se la toma para dormir porque le da sueño, y cuando el sueño no viene y uno lo busca y lo busca es fastidioso estar ahí dándote vueltas para un lado y para otro sin dormirte, pues agarras lo primero que tienes a mano y Santas Pascuas. Alguna vez yo también me tomé algún cloro para dormirme, por ejemplo en esos días que pasó lo que pasó con Yeilín, no le parlé a Cecilia nada pero me los tomé y al fin pude dormir en esos días, porque una cosa puede empezar muy que no pero si se giran los dioses en contra puede acabar en desgracia, y como quiera que sea es mi nieta, si el papá no hace nada, o hace muy poco, bueno, eso es asunto del papá, mi asunto como abuelo es otro y estar ahí. No se deberían hacer las cosas, por lo menos según qué, como para cumplir con una formalidad porque a la larga eso trae más dolores de cabeza que beneficios, pero de todo hay en la viña del Señor, como dice Felicia, la amiga de la ingeniera. Así que al final el muchacho de las vecinas se viene para el charco, y me imagino que ya le habrá perdonado ciertas cosas al padre, está viejo el pobre y apenas puede ver, pero se defiende por ahí por los patios, si bien sabemos que cuando los médicos insisten en que no hagamos según qué, mejor no hacer como dicen los doctores, pues el papá no hace mucho caso y por eso le dio hace poco una isquemia, y está jodido y creo que hasta una muchacha del seguro social le atiende, le ayuda en los ejercicios para ir poco a poco recuperando la movilidad, parece que se sentó o se lo olió porque ya está viejito y pienso que habrá pensado, o a lo mejor por allá fuera no le iba tan bien como algunos hacen ver en foticos y esas cosas.                                

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...