domingo, 18 de septiembre de 2016

Año Nuevo en Valencia......Jacobo Árbenz Carrillo

Finalista del IConcurso Litteratura de Relato


Encuentro el interruptor a tientas. La luz se arroja felina sobre lo que descubre. Advierto mi cara en el espejo, brillante, sostengo un cigarrillo apagado en los labios. La imagen no permanece, se desenfoca constantemente. Sonrío sacando los dientes, muerdo fuerte el filtro del Pall Mall. Alguien abre la puerta del baño y me sorprende en plena mueca. Se avergüenza y cierra, pongo el pestillo. Ahora sí me desabrocho el pantalón y meo de espaldas a la puerta. Me llega el zumbido apenas de la música electrónica que se arrastra bajo la puerta, muevo los pies involuntariamente en intento de baile, el pipí suena irregular en el agua. Riego la taza. Me abrocho nuevamente el pantalón. Enciendo el cigarro frente al espejo y doy el primer hervor, mirándome de lleno a los ojos. Abro la puerta sin tirar de la cadena, la música se cuela a borbotones, hay cola de tres o cuatro personas. Les sonrió burlón.
         Camino a la sala, mis amigos me esperan en el sillón. Tatiana me ve de reojo, por detrás del respaldo. Doy toda la vuelta para acompañar a Pau, que está sentado en el suelo. Lame el hielo de su vaso, lo empina a cada rato para tomar las gotitas frías, descongeladas, que quedan al fondo del duroport. Se lo quito de las manos, lo lleno con agua y se lo alcanzo de vuelta, toma un buen trago y lo escupe en una nube de brisa. Me insulta, sonríe perdido, la camisa empapada. Tatiana sigue allí, inmóvil. Mariano le alcanza un ron con hielo por atrás, le acerca la cara y respira extasiado su shampoo. Qué maldito. Ángel está en el balcón, no logra encender su cigarrillo, se le cae al suelo y no puede recogerlo. Voy a la cocina. La mesa del comedor aguanta un arsenal de alcohol. Me sirvo dos tragos de whiskey a la mitad. Los bebo "a ver a Cristo". Vuelvo a la sala. Se acerca un borrachín que no conozco, me abraza fuerte. Feliz año. Mariano tira sobre Tatiana medio vaso de ron con hielo. Intervengo en el asunto. La tomo de la mano.


Estoy de vuelta en el baño. Cierro la puerta. Pongo el pestillo. Enciendo la luz, que se vuelve a arrojar felina sobre lo que encuentra. En el espejo, el reflejo de Tatiana y un guatemalteco.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...