domingo, 21 de febrero de 2016

Blues del oficinista......Francisco Palacio Cabrero*

Finalista del IConcurso Litteratura de Poesía

Qué pena que nadie nos fusile al alba

Qué pena que nadie nos fusile al alba.
ROBE INIESTA
Nadie se preocupa por la caducidad de las margaritas.
Da igual que crezcan leales en psiquiátricos u orfanatos
o en sitios inhóspitos como macetas o parques públicos.
Pasa lo mismo con farolas o semáforos,
creciendo entre miríadas de piedra y asfalto.
Nadie se preocupa por lo importante,
como adónde van los besos de los adolescentes
y dónde está el joven que ahora sostiene la mirada
de este viejo al otro lado del espejo.

Todo pasa, sin que nada pase
hasta que un día llegue el alba.

Huida

Tengo los pies anegados de los segundos muertos,
yacientes de esperar la hora de la huida,
de encaramarme al tren en busca del arco iris 
que florece, silente, entre tus brazos.
Qué ganas de huir, de salir corriendo,
de buscar fuentes de plomo tras los cerezos,
de poder tener en la mano las margaritas del miedo
y deshojar sus pétalos con templanza.
Ganas de que los pensamiento desparezcan,
poder tener la mente en blanco y que todo fluya,
como trémulo remanso de agua clara
que a nadie ofende, que a nadie anhela.
Y después de ello encontrar la paz en tus brazos,
y de un abrazo certero cercenar el miedo
y poder salir al amor, limpio, sin fango,
y bañarme en sus rayos tras los cerezos.

En estos tiempos inciertos en los que vivir es un arte

En estos tiempos inciertos en que vivir es un arte.
CELTAS CORTOS
Tengo un pelo tuyo prendido en el cinturón.
Recapacito sobre el asunto y
veo que en en mi corbata
prende la sonrisa del renacuajo
con la que me dijo adiós esta mañana.
Veo que en el bolsillo de la camisa
anida, al calor de mi respiración, 
el beso con el que nos despedimos,
mecido con mi sístole y diástole.
Veo en mis manos heridas abiertas,
que sé coincidentes con los surcos de tus caderas.
Me veo en el espejo huérfano sin tus ojos,
triste, opaco.
Pero entonces recuerdo que sólo faltan un par de horas,
un par de horas para que mi corbata
sea un juguete en sus pequeñas manos,
como mis ojerosas gafas.
Un par de horas para que al beso sigan otros besos,
y mis manos encuentren paz, después de tanto repiqueteo
monofónico contra el teclado, contra el teléfono, contra el archivador,
y este sol de junio nos de una tregua, una tregua al amor,
en estos tiempos inciertos, en los que vivir es un arte. 



* Poeta y escritor aficionado, es el autor del modesto blog (así lo define él) www.botellaalcantabrico.wordpress.
com, que inició recientemente, en el verano del 2015. Finalista del II Concurso Litteratura de Poesía, nos promete volver a presentarse al III Concurso y "dar más guerra aún".

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...