jueves, 17 de abril de 2014

Dios ha muerto......Lola Zavala

Foto: Gabriel García Márquez
Y sí, se nos ha ido Dios.
         Sentido, sentidísimo adiós a un grande de la literatura.
          Algo le pasa a este año que se lleva consigo a los grandes.
          Hoy despedimos a Gabo y celebramos su vida. Gabo hilvanó letras, tejió palabras como nadie.
          Llenó con ellas nuestras tardes, noches o mañanas (o todas juntas) de maravillosas historias, de personajes inolvidables, de pueblos entrañables, de almas cándidas y desalmadas.
          Sembró en nosotros marejadas de realismo mágico que acompañaron y aún acompañan (basta echar mano a un libro suyo) nuestros sueños y alegran, siempre alegran, nuestros corazones. Acariciadas de alma, eso son su letras, arrebatadoras, apapachadoras, únicas. ¡Gracias, Gabo!

          ... Aracataca, Macondo, Úrsula, Remedios, José Arcadio, un ahogado hermoso: el más hermoso del mundo, la lluvia, esa lluvia eterna que no escampa nunca, los largos cabellos de Remedios, Fermina Daza y sus ojos almendrados, la cándida Eréndira, su abuela desalmada. El amor nunca olvidado de Florentino Ariza, Aureliano Buendía, el insomnio, el olvido, aquel árbol a cuya sombra acogerse, el amor serio del doctor Juvenal Urbino. América Vicuña, la niña, América Vicuña la amante. Los hijos que nacen con colita de cochino, Amaranta. La pobre María que sólo quería hablar por teléfono, la santa que pasea Margarito Duarte en un baúl, bien muerta, pero intacta...
          Gabriel García Márquez, por siempre y para siempre aquí.
          No lo olvidaremos nunca.
          Descansa en paz, maestro.

         P.D.: Y en Jueves Santo, igual que Úrsula Iguarán...

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...