miércoles, 30 de julio de 2014

No comprendo......Silvia Delgado Fuentes

Yo no puedo conformarme con un mundo donde la pobreza puerta a puerta está normalizada.
No puedo aceptar la miseria como costumbre. Ni aquí, ni al otro lado de los océanos.
No lo entiendo.
No entiendo este paisaje desolador donde se camina tropezando con mendigos, verlos quietos, humillados a las puertas de las iglesias, en mitad de la nada, extendiendo sus manos tan suplicantes como derrotadas.
No comprendo cómo el mundo avanza en sentido contrario.
Creo que ver las calles adornadas con andrajos dejó de estremecernos hace tiempo.
Dejaron de inquietarnos los niños con caries, los viejos solos y meados, la escasez del pan, de luz, de calor, de salario.
Al mismo ritmo que aumenta el hambre aumenta la indiferencia.
Esta es la enfermedad de nuestro tiempo.
Ser indiferentes es el mejor antídoto para que no duela la vida. Para que no duela la memoria, para que no nos duelan los destinos de los pueblos.
Pero también ser indiferentes nos convierte en seres insalvables, en autómatas a los que el corazón de nada les sirve.
No comprendo la ceguera implacable de los que pasan por encima de las pústulas del sistema y no se preguntan por qué no les tiemblan las ideas.
No comprendo cómo sus conciencias no les revientan las retinas y les hacen ver todas y cada una de las miserias con las que nos acostumbran.
Creo que los indiferentes son soldados obedientes, por ellos, la historia no se mueve, por ellos, lo posible es imposible, por ellos, por su quietud y mansedumbre, el mundo camina en sentido contrario y se aleja cada vez más de la justicia.
Ellos son cómplices de los que a sorbos o de un trago nos arrancan el presente y el futuro porque se saben impunes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...